Nueva York y Moscú, en guerra contra el porno

CensuraRegulación

La Gran Manzana restringe sus puntos WiFi públicos porque se usan para ver porno, mientras el gobierno de Rusia bloquea el acceso a Pornhub.

Hay muchas cosas que separan a Estados Unidos y Rusia en estos albores de la segunda guerra fría, pero al menos hay una en la que coinciden: a las autoridades no les gusta que sus ciudadanos vean pornografía online.

En el caso estadounidense, han sido las autoridades de Nueva York las que han restringido la conexión de sus puntos públicos de acceso WiFi a Internet, con el motivo de que eran utilizados para ver webs pornográficas en la vía pública.

A partir de ahora, estos puestos de conexión estarán restringidos y será imposible navegar desde ellos. Quedaran limitados exclusivamente a conexión WiFi, llamadas gratuitas y carga de dispositivos. Jen Hensley, directora general de LinkNYC, el consorcio que opera estos puntos, declaró al New York Times que van “a eliminar los navegadores mientras damos con formas con las que mejorar el servicio”.

Y a las autoridades rusas tampoco parece gustarles mucho que los ciudadanos se solacen visualizando actos amatorios. Según The Moscow Times, el regulador de medios ruso Roskomnadzor ha bloqueado todos los accesos al popular sitio para adultos Pornhub. Anteriormente, la agencia había cerrado la web porno YouPorn.

La prohibición se produce después de la agencia gubernamental colocara Pornhub en su lista negra. Se espera que un tribunal ruso dictamine la legalidad de la decisión de Roskomnadzor.

No es la primera vez que Pornhub se enfrenta a cortes en Rusia. En 2015, las autoridades bloquearon la página rusa de Pornhub después de que un tribunal de Krasnodar determinara que la página web violaba las leyes de protección de la infancia y distribución de material pornográfico ilegal. Aunque la ley rusa permite el consumo de porno, la producción de material pornográfico está estrictamente fuera de la ley.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor