Nueva York se está pintando de blanco el sombrero

Empresas
0 0

En Nueva York está teniendo lugar una acción buena para el medio ambiente que, paradójicamente, no implica pintar las cosas de verde sino… pintarlas de blanco.
Al menos así es con los tejados de esta ciudad: la iniciativa acaba de terminar su primer millón de pies cuadrados en tejados blanquitos, blanquitos. La razón por la que esto ahorrará energía y le vendrá bien a la mami naturaleza tras un salto.

Sin duda sabéis que el color negro absorbe casi toda la luz conviertiéndola en calor, mientras que el color blanco refleja casi toda. El caso es que, en una gran ciudad, los colores terroso y verde claros que algún día tuviera el paraje que ahora está bajo kilos de asfalto y toneladas de edificios generaban mucho menos calor que, precisamente, el negro asfalto y los grises rascacielos.

De modo que la iniciativa pretende bajar la temperatura de Nueva York aplicando este color. Se estima que se logrará unos 2 grados menos tras pintar los 500 millones de pies cuadrados en azoteas, en total. Para ello, está siendo indispensable la ayuda de voluntarios y compañías: aun así, se espera que la cosa finalice sobre el año 2030, momento en el cual se ahorraría un 50% en aire acondicionado, entre otras cosas.

Para colaborar, únicamente se necesita un cubo de pintura blanca y un rodillo. Puedes encontrar más información en su página oficial (también se admiten donaciones). ¡Ya podríamos hacerlo también aquí!

Y yo me pregunto… si el negro aumenta el calor, ¿no serán desaconsejables los famosos paneles solares? ¿Si tiendo ropa y sábanas blancas en la azotea comunitaria, puedo usar la excusa de que estoy disminuyendo la temperatura del planeta?
¿Y por qué no se emplea asfalto blanco con las señales negras, por el mismo motivo? Alguien por aquí atrás me dice que acabaría siendo negro por los neumáticos. ¿Y si usáramos neumáticos blancos? Me siguen diciendo que acabaría todo gris de todas maneras. ¡Pero las flechas blancas de hoy día no han acabado siendo grises! El contraste sería el mismo. Además, las luces nocturnas reflejarían mejor la carretera, ¿no? Me contestan que “en qué clase de mundo hortera quieres vivir”. Se me han acabado los argumentos.

Quién sabe, quizá la imagen de Google Maps de Nueva York, en el año 2030, sea una serie de cuadrados blancos enmarcados en negro. — Javier G. Pereda [NYC.gov]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor