Obama quiere atraer startups a EEUU

Innovación

Prepara una norma para dar permisos de trabajo y residencia a emprendedores cuyas startups reciban al menos 200.000 dólares de inversores cualificados de EEUU.

Uno de los caballos de batalla del presidente de los EEUU, Barack Obama, es afianzar el ecosistema tecnológico y de innovación de su país. Iniciativas como la JOBS Act iban en este sentido, y ahora trabaja en una norma que permita entregar visados temporales de trabajo a los emprendedores extranjeros que tengan startups prometedoras.

Según desveló a Forbes la pasada semana Adeo Ressi, fundador de la incubadora internacional Founder Institute, un representante de la Oficina de Política Científica y Tecnológica de la Casa Blanca visitó a varios inversores y emprendedores de Palo Alto -uno de los polos tecnológicos de Estados Unidos- y les anunció cambios en las normas de inmigración.

Según este representante, antes de final de año, Obama firmará una orden ejecutiva que permitirá a los dueños de startups prometedoras obtener tarjetas verdes -tarjetas de residencia permanente- y visados de trabajo para vivir en Estados Unidos temporalmente. El objetivo es claro: atraer el talento y el capital de los emprendedores extranjeros al país.

Ressi explica que “hay dos cosas que están en marcha y hay una tercera propuesta. Si recibes 200.000 dólares de un inversor cualificado estadounidense, obtendrás un visado de dos años para traer tu iniciativa empresarial a Estados Unidos. Y si levantas 750.000 dólares o más de un inversor estadounidense cualificado o de un grupo de inversores, recibirás una tarjeta verde”.

Además, el Founder Institute ha propuesto que si el proyecto de un empresario es aceptado por una incubadora reconocida, se le conceda un visado de nueve meses para permanecer en EEUU. “La idea es que queremos contactar con la gente inteligente en el inicio de sus carreras, darles tiempo suficiente para venir a Estados Unidos y plantear bien el capital necesario para obtener un visado a largo plazo”, explica Ressi, aunque no sabe si su propuesta será aceptada.

Esta medida, que forma parte de la iniciativa de reforma migratoria más grande de la Casa Blanca, podría provocar que empresarios extranjeros con respaldo financiero lleguen a EEUU en tropel, dejando atrás las políticas menos ventajosas y la escasez de talento en sus países de origen. “Esto va a traer a Estados Unidos al menos al 5% o el 10% de los principales emprendedores de todo el mundo”, confía Ressi.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor