Oculus reemplaza a uno de sus directivos, involucrado en un escándalo sexual

Gestión empresarial

Dov Katz, responsable de visión artificial en la compañía, había sido arrestado en diciembre.

La tecnología de realidad virtual es una de las grandes apuestas de Mark Zuckerberg, pero ciertamente el equipo de Oculus está pasando por una época turbulenta. La firma perteneciente a Facebook ha vivido un juicio, a causa del cual los implicados se veían obligados a pagar a ZeniMax 500 millones de dólares por robo de información.

Palmer Luckey, uno de los acusados en este caso y cofundador de Oculus, dejaba en marzo su puesto. Llevaba meses desaparecido de la escena pública al conocerse su apoyo a una web que difundía contenidos controvertidos contrarios a la candidata demócrata, Hillary Clinton.

En diciembre, además, el responsable de visión artificial de Oculus, Dov Katz, era detenido por su implicación en un posible caso de pederastia. El ingenio, de 38 años, había acordado supuestamente pagar 300 dólares a una menor de edad para que mantuviese relaciones sexuales con él.

Al llegar al hotel en el que había quedado con ella, Katz se encontraba con que todo era en realidad una operación policial, por lo que fue arrestado. Katz alegaba en su defensa que había acudido a la cita para ayudar a la joven.

Ahora, Dov Katz ha sido reemplazado de su puesto en Oculus. Un portavoz de la firma ha confirmado a TechCrunch que Katz ya no forma parte de su equipo de empleados. El ya extrabajador de Facebook llevaba trabajando en Oculus desde marzo de 2013.

El encargado de tomar su puesto al frente del departamento de visión artificial es Amir Frenkel, un ingeniero que se unía a Facebook en noviembre del pasado año y que previamente había trabajado en Google en iniciativas asociadas a productos de realidad virtual y realidad aumentada.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor