Oculus Rift DK2 usa la misma pantalla que el Samsung Galaxy Note 3

EmpresasWorkspace
oculus rift dk2

El despiece de Oculus Rift DK2 ha desvelado un secreto bastante curioso y que deja muchas de las críticas de Cardboard prácticamente sin fundamentos.

El recién llegado proyecto prototipo Cardboard de Google, hizo que muchos usuarios se empezaran a fijar en sistemas para reconvertir sus smartphones en visores de realidad virtual. A pesar de que algunos sistemas llevan meses en el mercado, hasta que Google no lo mostró directamente, muchos de ellos habían pasado desapercibidos.

Pero con su aparición, desde Oculus y otros visores standalone proclamaron que esos sistemas de conversión, aunque prácticos, no podían compararse con las enormes ventajas de los visores dedicados. La menor latencia y mejor calidad de imagen eran las estrellas, pero al menos con el Oculus Rift DK2, tras su despiece ese alegato no tiene ningún sentido.

[youtube width=”580″ height=”344″]https://www.youtube.com/watch?v=-HoHkFgslJc[/youtube]

Posiblemente recordéis varias noticias que indicaban que Samsung estaban colaborando con Oculus. Entonces parecía que la razón era el desarrollo del visor Galaxy VR, pero en iFixit han descubierto una verdad incómoda, la pantalla del Oculus Rift DK2 es, literalmente, la del Samsung Galaxy Note 3. Cuando decimos literalmente, lo decimos muy en serio, tanto que el panel frontal completo del smartphone está integrado el visor. De hecho tiene hasta los huecos para la cámara frontal y la marca Samsung, pero Oculus quería “ocultarlo” con una especie de funda de silicona.

Lo curioso de todo este asunto es que la supuesta enorme calidad de imagen respecto a un smartphone se basa únicamente en el overclocking de la frecuencia de refresco de 60 a 75Hz, nada más. Si extrapolamos esto a las aseveraciones de que su IMU es mucho mejor también, viendo el componente real vemos que no es cierto.

Hay que tener en cuenta que Oculus Rift DK2 todavía está en desarrollo, y probablemente la versión final mejore tanto como lo ha hecho la versión DK2 con respecto a la DK1,pero la realidad es que aunque el visor es realmente bueno, por 350 dólares sigue necesitando cable y un dispositivo extra para generar contenido, mientras que un visor para smartphone sale mucho más barato y es totalmente autónomo. Las conclusiones son algo que ya depende de vosotros.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor