Optimiza tu equipo para los juegos

Workspace

Los aficionados a los juegos sabrán de la demanda de recursos que exigen la mayoría de ellos. Las necesidades gráficas y de proceso se disparan ante los juegos de última generación.

Saca todo el partido a tu PC

Los aficionados a los juegos sabrán de la demanda de recursos que exigen la mayoría de ellos. Las necesidades gráficas y de proceso se disparan ante los juegos de última generación.

Para poder sacarle a nuestro PC todo el partido posible, es probable que necesitemos configurar el sistema para que centre todo su potencial en el desarrollo del juego y elimine de sus tareas otros procesos superfluos en ese momento.

Sin embargo, la deshabilitación de esos procesos, no puede ser de forma permanente ya que en otras situaciones pueden ser necesarios. La mejor forma de optimizar nuestro hardware de forma puntual es crear un perfil de juegos desde el que podremos desactivar todos los servicios internos que no sean esenciales aumentando así el rendimiento. Cuando no juguemos, nos serviremos del ordenador con su configuración habitual.

Usando el panel de control

La creación de perfiles de hardware es una de las posibilidades que nos ofrece Windows desde la versión Windows 98, aunque su creación se ha mejorado con las siguientes versiones.

Con Windows XP, como es habitual en casi todas las opciones que nos ofrece, se puede realizar por dos caminos distintos.

El primero de ellos es por medio del Panel de Control, seleccionado el icono Sistema y en la ventana emergente seleccionamos la pestaña Hardware. En ella encontraremos un botón con el nombre Perfiles de hardware.

Crear un nuevo perfil

La segunda posibilidad para crear un nuevo perfil es servirnos de uno de los múltiples atajos que nos proporciona Windows. Hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre Mi PC y seleccionamos Propiedades. Resaltamos la pestaña Hardware y accedemos a la misma ventana que accedíamos anteriormente.

Pulsamos por tanto en el botón Perfiles de hardware. En la ventana emergente nos encontraremos con un listado de los distintos perfiles de hardware que tengamos configurados, en la mayoría de los casos sólo uno, el que estamos utilizando y que se sirve de todas las opciones del sistema por defecto. Seleccionamos por tanto el perfil original si no estuviera marcada, y pulsamos en el botón Copiar.

Renombrar el nuevo perfil

Renombramos el nuevo perfil con un título como por ejemplo Juegos. Pinchamos en Aceptar unas cuantas veces y volvemos al Escritorio. De esta forma tendremos creado un perfil a que ahora debemos asignarle los servicios que consideremos necesarios para el uso que le vamos a dar a este perfil. Debemos recordar que el perfil que estamos creando va a centrar todos los recursos optimizados para que los juegos que ejecutemos se sirvan de todos los recursos del sistema.

Desactivar el servicio

Para la desactivación de los servicios no requeridos, hacemos clic con el botón derecho del ratón sobre Mi PC y elegimos Administrar. Cuando se abra la ventana Administración de equipos, accedemos a las opciones de Servicios y aplicaciones y pinchamos sobre Servicios para que nos muestre la lista en el panel derecho.

La lista de servicios que aparece en el panel derecho son todos los que ejecuta Windows bajo el perfil de Juegos que hemos creado. Al ser una copia del perfil original, se encuentran todos los que se ejecutan cuando arrancamos el equipo, por tanto, deberemos desactivar o deshabilitar los que consideremos superfluos para nuestras intenciones, es decir, centrar todo el potencial del ordenador en la ejecución de los juegos y nada más.

Desactivar un servicio

Para desactivar un servicio, hacemos doble clic sobre su nombre y resaltamos la pestaña Iniciar sesión. En ella aparecerán los perfiles de hardware que tenemos configurados en nuestro sistema. Marcamos nuestro perfil de juegos y pulsamos en el botón Deshabilitar. Esta operación la llevaremos a cabo con todos los servicios que consideremos no necesarios para este perfil concreto. Por medio de este sistema podemos también restringir servicios de Windows a cuentas de usuario y no sólo a perfiles de hardware. La utilización de este perfil se puede hacer extensible a las situaciones en las que hayamos decidido editar el vídeo de las vacaciones o grabarlo en un DVD.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor