Otro vídeo de rusos temerarios. Aquí un chico sobrevive a una caída de 120 metros

Empresas

Hace ya un tiempo que os reportamos diversos post de temerarios jóvenes rusos a los que les gusta “jugar” con el peligro de las alturas. Por lo que parece aquí o aquí, está de moda por esas latitudes encaramarse a las construcciones más altas y alardear de valentía poco sentido común e inconsciencia. Y claro está, alguna vez tenía que salir mal. El protagonista de este vídeo tenía la intención de saltar en paracaídas desde una gigantesca torre de 120 metros de altura, pero el plan no acabó de funcionar muy bien y suerte tuvo de salvar la vida de milagro gracias a la espesa capa de nieve que recubría el mortal suelo. El impactante vídeo tras el salto

Según dicen este vídeo se filmó en Konakova, Rusia (pero no lo he encontrado en Google Maps), y es evidente que algo no funcionó en este salto como se había planeado. A nuestro (muy) afortunado protagonista solo se le abre parcialmente un pequeño paracaídas de la mochila, y el leñazo que se da es de campeonato. De puro milagro salvó la vida, después de que un buen colchón de nieve en polvo paliara de alguna manera los efectos de la caída.

Sin embargo este inconsciente chico ruso tampoco salió totalmente indemne: se fracturó ambas piernas, la pelvis y sufrió también lesiones en diferentes vértebras. Al cabo de tres meses empezó ya a poner el pie en el suelo para intentar en un futuro (supongo que después de una larga recuperación y tratamiento) volver a andar con un mínimo de normalidad.

No me puedo ni imaginar qué se le estaría pasando por la cabeza a este jovenzuelo justo antes de tirarse al vacío, pero si es realmente consciente de la suerte que ha tenido y agradece las segundas oportunidades creo que no debería ya más en su vida subirse ni a un simple taburete. Con estos paracaídas de marca ACME ni Altaïr haría un salto de fe.  ─ [DailyMail]

Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor