Partida de bolos: humano contra máquina

Empresas
0 0

Se llama EARL, pero ni tiene bigote ni intenta nivelar su carma. Se trata del Enhanced Automated Robotic Launcher, el “Lanzador Robótico Automático Mejorado” (sí, anda que lo han rebuscado bien).
¿Nos superarán los robots algún día? Quizá sí, quizá no. Pero algo os aseguro: si lo llegan a hacer, no disfrutarán tanto con ello como nosotros disfrutamos chuleando ante nuestros semejantes cuando hacemos pleno. Mírale enfrentarse contra Chris Barnes, mejor jugador del año 2007-2008 de la USBC, tras nuestro salto.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=s8yMFdPD68c[/youtube]

Tras una partida con un montón de tiradas y, sobre todo, de plenos que harían que nos muriéramos de envidia, el resultado fue a favor de Barnes: consiguió 259 puntos, mientras que EARL “sólo” 209.

EARL lanza la bola a 38’6 km/h y a 900 revoluciones por minuto. Tras configurarlo, tiene una ventaja insuperable: poder hacer, siempre exactamente, el mismo lanzamiento, una y otra vez. Sólo tiene que saber cómo hacer una tirada perfecta para hacer una partida perfecta. Eso en teoría, porque en el mundo real y analógico en el que vivimos, siempre hay algo que se escapa, algo que influye en la trayectoria y no se tiene en cuenta a la hora de programarlo… lo que hacía que Barnes, con su talento, le llegara a superar.

No ocurre lo mismo en el ajedrez, por ejemplo, donde los ordenadores han dado más de una vez un buen repaso a los mejores jugadores del mundo, gracias a que en el ajedrez se juega con un número bien definido de variables, asumiendo éstas valores discretos, perfectos para ser operados por una máquina.

Ahora bien, puede que EARL no supere a Barnes, pero teniendo en cuenta que la mayoría de los seres humanos no llegamos a los 200 puntos, se merece un respeto… por no decir que si nos pega una galleta con ese brazo nos parte en cachitos. — Javier G. Pereda [BotJunkies]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor