PayPal se suma a otras tech en el trabajo contra webs que promueven el odio y la intolerancia

RegulaciónVigilancia

Compañías como Cloudflare, LinkedIn o Spotify han decidido tomar medidas tras los sucesos de Charlottesville.

Cinco días después de la polémica manifestación en Charlottesville de grupos de extrema derecha contra la retirada de la estatua del general confederado Robert E. Leee, que se saldaba con la muerte de una contramanifestante y dos docenas de heridos, se siguen produciendo distintas reacciones desde sectores muy diversos.

También en el tecnológico, en el que las compañías se enfrentan en cada vez más ocasiones a la disyuntiva de hasta dónde proporcionar plataforma o soporte a grupos con discursos polémicos que, muchas veces, rayan la incitación a la violencia, cuando no llaman directamente a ella.

En este debate, tan cercanamente vinculado con el de los límites de la libertad de expresión, acaba de entrar un nuevo actor. PayPal ha emitido un comunicado  en el que anuncia la apertura de una vía para que los usuarios puedan alertar de webs que empleen sus servicios para recaudar fondos o lucrarse con la promoción del odio, la violencia y la intolerancia.

Esto incluye “organizaciones que propugnen puntos de vista racistas, como el KKK, grupos supremacistas blancos o nazis”. La idea de PayPal es aumentar el control, aunque destacan que siempre han mantenido unas políticas que prohíben el uso de sus servicios a usuarios que los empleen para este fin.

Otras tech se han sumado a PayPal y a las compañías que ya habían tomado medidas contra estos discursos. La firma de seguridad en internet Cloudflare, por ejemplo, ha anunciado que dejará de dar cobertura a la web de contenido neonazi Daily Stormer, actualmente sin proveedor de dominio conocido tras retirarle también GoDaddy sus servicios.

El CEO de Cloudflare, Matthew Prince, ha escrito un mail a sus empleados en el que explica que se ha “levantado esta mañana de mal humor, y he decidido echarlos de internet”, recoge Reuters.  

Desde las redes sociales Twitter y Facebook se han suspendido varias cuentas o páginas asociadas al Daily Stormer y a otros grupos que promueven el discurso racista y la violencia. También LinkedIn suspendía varias páginas vinculadas a este medio, mientras que Reddit eliminaba una comunidad.

También la plataforma de streaming musical, Spotify, ha anunciado que se encuentra en vías de eliminar contenidos marcados como racistas, explicando que este tipo de material “que favorece el odio o incita a la violencia contra la raza, religión, sexualidad o similar no es tolerado por nosotros”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor