Pena de prisión para un ex empleado de AOL por vender direcciones de e-mail

Cloud

La compañía estadounidense ha perdido 300.000 dólares debido al tiempo invertido por sus trabajadores en la reparación de los daños causados en software y hardware.

El antiguo empleado de America Online (AOL) Jason Smathers ha sido sentenciado a 15 meses de prisión por la venta ilegal a un “spammer” de 92 millones de cuentas de correo electrónico de clientes de la compañía estadounidense por una cantidad de 28.000 dólares. Durante el juicio en la Corte Federal de Manhattan (Nueva York), este empleado de 25 años se declaró culpable de conspiración y tráfico de bienes robados.

Según la defensa de AOL, la compañía estadounidense ha perdido aproximadamente 300.000 dólares, 245.000 euros, debido al tiempo invertido por sus empleados en la reparación de los daños causados en software y hardware por el spam recibido por sus clientes. El juez del caso, Alvin Hellerstein, ha asegurado que las pérdidas económicas son difíciles de probar, pero que el delito sigue siendo muy grave.

El magistrado establece que la gente utiliza el correo electrónico como “un medio de comunicación principal” y que las compañías tiene la obligación de “preservar la integridad de la información que tienen” en su poder. El acusado, que cooperó con la justicia, aseguró arrepentido ante el juez que sabía que había hecho “algo muy malo”.

En un esfuerzo por evitar su responsabilidad en el caso, Smathers envió una carta al magistrado para pedirle clemencia. En ella se definía como una persona fuera de la ley que “actúa en la nueva frontera del ciberespacio”, atribuyendo la responsabilidad a los límites de la legalidad en la Red y no a su conducta delictiva. En respuesta a la iniciativa de Smathers, el fiscal David Siegal negó que Internet sea un territorio sin ley, y apoyó la tesis de que cada 1.000 mensajes de spam que recibieron los clientes de AOL provocaron pérdidas económicas de 10 centavos de dólar.

Por ahora, el juez no ha impuesto ninguna sanción monetaria, y ha dado a AOL un plazo de tiempo de 10 días para que pruebe el perjuicio económico, en torno a los 84.000 dólares (68.700 euros).

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor