Perspectivas TIC optimistas en la empresa madrileña

Empresas

La dirección de tecnología del Ayuntamiento de Madrid destaca sin embargo la elevada proporción de firmas que todavía son reacias a soluciones avanzadas.<b>

Un 87,7 por ciento de las empresas utilizan ordenadores en Madrid, y un 78,3 por ciento de los empleados tiene acceso a un ordenador personal para desarrollar su trabajo, según asegura Alejandro Arranz, director general de Innovación y Tecnología del Ayuntamiento de Madrid.

Alejandro Arranz ha destacado la buena situación de las empresas madrileñas en cuanto a la introducción de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC). En este sentido, ha indicado que un 77,7 por ciento de las empresas cuentan con acceso a Internet, que utilizan fundamentalmente para buscar información, realizar transacciones bancarias, comunicarse con clientes y proveedores y hacer gestiones con administraciones públicas.

No obstante, las empresas madrileñas no explotan todo el potencial de las Nuevas Tecnologías. Hay datos esperanzadores, como el hecho de que una de cada tres empresas ya utilice el comercio electrónico para comprar o vender, o que un 18 por ciento ya haga publicidad en Internet. Pero también hay una mayoría de empresas que todavía son reacias a introducir aplicaciones avanzadas, como las de gestión de clientes (CRM), que sólo están implantadas en un 10 por ciento de las empresas madrileñas que cuentan con ordenadores.

Las razones para no aprovechar esta potencialidad tienen que ver más con la formación y capacitación de los empleados y con la falta de visión de la utilidad de estas herramientas que con su coste. Por tanto, es necesario que los esfuerzos de las administraciones y del sector TI para impulsar el desarrollo tecnológico de las pymes se orienten a mejorar las capacidades y conocimientos de los empleados y a mostrar la aplicación práctica de las Nuevas Tecnologías en las empresas, antes que a conseguir meras reducciones de precios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor