Plataforma petrolífera transformada en hotel, viva el reciclaje

Empresas
0 0

Los gadgets pequeños, como los móviles, llega un momento en que se quedan viejos. Es en esos momentos cuando uno empieza a entender el síndrome de Diógenes: cuando tiene un cajón lleno de móviles viejos con sus respectivos cargadores, sin que vayan a tener ningún uso, pero claro, si preguntas te contestan “por si acaso… algún día… no sé”.
Ahora bien: los artilugios gigantescos es otro cantar. Algo muy caro y que no quepa en un cajón, como… como una plataforma petrolífera. ¿Qué haces, la desmontas? Cuesta dinero. ¿Pones un Mac Donals? ¡Qué carajo! Saquémosle pasta y hagamos un hotel. Sí, un hotel. Más tras nuestro salto.

Normalmente, sólo se conceden 120 “pases” de buceo al día cerca de la isla Sipadan (tan bonito será el lugar que la gente quiere ir en hordas). ¿Qué hacen luego los cansados buzos? Se retiran a dormir directamente al hotel situado sobre la plataforma petrolífera. Suben en un ascensor que se mete en el agua. Bajo él, otros buzos pueden explorar la fauna y flora subacuáticas que han invadido la estructura, como hermosos arrecifes coralinos, tortugas e innumerables especies de peces.

Lo primero que se puede pensar es que las habitaciones serán cutres, pero si le echamos un ojo a las instalaciones vemos que están la mar de bien. En total son 25 habitaciones que, obviamente, no son de lujo, pero puedes ver que no se va a vivir en un submarino.

Se dan clases de buceo y hay otros eventos. ¿Su nombre? Seadventures. A lo de estos señores le llamo yo amortizar una inversión. Muchos más detalles en su página. — Javier G. Pereda [Seaventures]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor