Platos ficticios muy reales: ¿qué comen Lisbeth Salander, Oliver Twist o Holden Cauldfield?

Empresas

Te lo habrás imaginado en más de una ocasión, lo habrás visualizado mentalmente e incluso es posible que cuando se han hecho adaptaciones cinematográficas hayas llegado a verlo en pantalla. Pero es ahora gracias a la pintura hiperrealista de Dinah Fried (por cierto, fried significa frito en inglés) puedes hacerte una idea más que acertada de los platos favoritos de ilustres personajes literarios. Los protagonistas de la saga Millenium o de inmortales obras de Dickens, Melville o Salinger han encontrado su menú en estos detallados bodegones gastronómicos de sus comidas favoritas.

Las tostadas con queso, rodajas de huevo y pepino de Lisbeth Salander o el frugal plato de gachas aguadas de Oliver Twist.

Parece claro qué menú elegiría cualquiera, pero si eres un enamorado de la obra homónima que cuenta las desdichas y andanzas del huérfano británico decimonónico no podrás sino quedarte rendido ante el aspecto ultrarrealista de mesa, cucharón, plato, taza y contenido de ambos. Casi puede olerse la miseria londinense de la época victoriana en la que Dickens

Si uno de tus libros de cabecera es “El guardián entre el centeno“, del escurridizo J.D. Salinger sin duda te gustará la recreación que Fried realiza de su desayuno. Un menú, por cierto, bastante parecido al de Lisbeth Salander, que es el que preside este artículo, aunque la dura hacker prescinde del batido de chocolate del adolescente Cauldfield.

También se detienen los pinceles de Fried en “Alicia en el País de las Maravillas” y, como no podía ser de otra manera, el exquisito juego de te de la escena del Sombrerero Loco y su desquiciada merienda. No podía faltar el reloj del Conejo Blanco y una carta, la Reina de Corazones.

Por último también hay un momento para recordar el sobrio menú del protagonista de “Moby Dick” (“podéis llamarme Ismael“). Un menú el de esta serie de obras recogidas bajo el nombre “Ficticious dishes” (platos ficticios) que no nos deja saciados ni a los amantes de la literatura ni de la pintura ni de la gastronomía, así que nos quedamos con ganas de más. ─[Dinah Fried]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor