Polémica por la inclusión de etiquetas inteligentes en los pasaportes de EEUU

CloudServidores

Desde octubre de 2006, los datos que contiene el documento podrán leerse a distancia gracias a un chip RFID.

Las asociaciones de defensa de la privacidad están preocupadas por los nuevos pasaportes que EEUU comenzará a emitir en octubre de 2006, que incluirán un microchip que emite una señal de radio. Esta tecnología permite leer desde una distancia corta datos del propietario como el nombre, su sexo, fecha y lugar de nacimiento, lugar de expedición y una fotografía digital. Podrían incluir también huellas dactilares o incluso el escáner del iris del ojo.

Los nuevos pasaportes estadounidenses incorporarán así desde el año que viene la misma tecnología de identificación por radiofrecuencias (o RFID) que utilizan algunos almacenes para catalogar y manejar sus productos. Allí las etiquetas RFID contienen información sobre el producto, que pueden leerse después, a través de señales de radio, con ordenadores de mano o sensores ubicados en el almacén, incluso a través de cajas o contenedores.

En el caso de los pasaportes, una minúscula antena insertada en la cubierta del pasaporte permitirá el acceso remoto a estos datos. Ahí radica la preocupación de las asociaciones de defensa de la privacidad, que creen que cualquiera que disponga de un lector portátil podría acceder a esta información.

Para remediar el problema de la lectura de datos por parte de alguien distinto a las autoridades, las nuevas normas estipulan que se utilizará un nuevo material para la cubierta del pasaporte que evitará que los datos se puedan leer a distancia. De hecho, el documento se basa en una tecnología llamada Basic Access Control, que permite configurar el chip RFID para que sólo revele su contenido cuando el lector posee la correspondiente autorización para recibir esa información. Se trata de una tecnología, no obstante, que no es del todo segura, según advirtieron en un estudio reciente los laboratorios RSA y David Molnar y David Wagnerdos, científicos de la Universidad de California.

Con todo, EEUU no será el único país en utilizar el polémico microchip, que comenzarán a probar los empleados del Gobierno con pasaportes diplomáticos a partir de diciembre. Otros países cuyos ciudadanos no necesitan visado para entrar en Estados Unidos, entre ellos España, tendrán que tener listos sus pasaportes electrónicos el año que viene.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor