La policía francesa registra las oficinas de Uber en París

EmpresasJusticiaRegulaciónStartups

25 agentes han acudido a la sede de la startup para requisar documentos y teléfonos inteligentes utilizados por los conductores.

Uber sigue enfrentándose a problemas en toda Europa y ve como el cerco de las autoridades es cada vez más estrecho respecto a sus actividades.

Los empleados franceses de la startup de consumo colaborativo se han llevado un buen susto estos días, puesto que la policía gala ha irrumpido en sus oficinas de París sin previo aviso. 25 agentes acudieron a la sede parisina de Uber el lunes y la registraron durante seis horas con el fin de encontrar correos electrónicos, documentos y teléfonos inteligentes utilizados por los conductores del servicio.

Desde la compañía de transporte privado P2P aseguran que esta acción ha sido “desproporcionada” y que se ha llevado a cabo por “razones legales temblorosas”. El responsable general de Uber Francia, Thibaud Simphal, asegura que esta redada policial no es más que un “intento de intimidación” por parte del gobierno galo y asegura que continuarán “defendiendo vigorosamente” los derechos que le confiere el Derecho comunitario y la Constitución Francesa.

La herramienta UberPop ha tenido muchos problemas en Francia y ha sido considerada ilegal por una nueva ley que entró en vigor el pasado de enero (Ley Thévenaud), impulsada por las protestas del sector del taxi. Esta exige que todos los conductores tengan licencia y estén asegurados, algo que los chóferes de Uber no cumplirían, según reclaman las autoridades.

La startup insiste en que el servicio es legal bajo la regulación gala y ha apelado a la Comisión Europea para su reconocimiento. Desde la entrada en vigor de la ley hasta ahora unos 250 conductores habrían sido multados, según informa FranceInfo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor