Pop Pillows, almohadones de susto o muerte

Empresas

No me seas hijo desnaturalizado y hazme el favor de no comprarte estas fundas para almohadas si aún vives con tu santa madre.

No le faltaba más a la pobre mujer que entrar una mañana a tu dormitorio a despertarte, que también tú con lo mayor que eres y es que hasta que no te entra el desayuno a la cama no amaneces, y que te vea de esa guisa. Vamos, le da un soponcio a la buena señora. Con tu pareja ya es distinto, además de que está más acostumbrada a tu sentido del humor tan peculiar igual hasta le hace ilusión verte decapitado aunque en el fondo sepa que es todo mentira y que el hacha y la sangre simplemente están estampados en la tela. ¿Deseas saber más?

Lo primero que debemos advertirte es que efectivamente lo que ves en la fotografía no es más que una tela 100% algodón con esa simpática estampación, no te pienses que vas a despertarte con el pelo empapado en sangre o que si te das la vuelta demasiado rápido mientras duermes ya no va a hacer falta que te afeites por la mañana. En BoysStuff puedes encontrar infinidad de objetos divertidos y curiosos pero incluso los que cuentan con un sentido del humor más negro al ver las Pop Pillows empezarán a tomar las medidas de su cama para encargar estas fundas.

Quizá sea conveniente pensar previamente si es adecuado adquirirlas, por un lado son una forma singular de romper el hielo con una nueva conquista, olvida ya esa vieja pregunta de “¿duermes en el lado del pasillo o en el de la ventana?”, que pareces la azafata de un vuelo “low-cost“. Ahora puedes introducir un toque de macabra sofisticación y preguntar “¿prefieres el lado del hacha o el del charco de sangre… prenda?”. Por otro lado, si el suelo de tu dormitorio es de moqueta o tienes alfombras de cachemira más de una vez alguien derramará algún líquido contenido en algún vaso cuanto entre y vea el panorama. No dirás que no te hemos advertido. — Antonio Rentero [BoysStuff]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor