Por qué Facebook no quiere que digas “no me gusta”

CloudEmpresasMarketingRedes Sociales

Mark Zuckerberg volvió a someterse a un interrogatorio público de los usuarios de Facebook.

Ahora que Mark Zuckerberg le ha perdido el miedo a hablar en público, ahora que se muestra seguro y ya no se pierde en charcos de sudor cada vez que tiene que contestar una pregunta, parece que ha cruzado el espectro y se ha situado en el otro extremo. Y como ya hizo hace cosa de un mes, esta semana se sometió a una sesión abierta de preguntas de usuarios de la red social. En aquel primer Q&A nos confesó por qué viste siempre igual. En este explicó con profundidad por qué Facebook no tendrá un botón de “no me gusta”.

No es nada nuevo: por mucho que los usuarios pidan ese botón como complemento al pulgar del “me gusta”, desde la red social ya han dicho en varias ocasiones que nunca lo veremos. La razón es la que dan siempre: “No creo que sea necesario un mecanismo de votos sobre si los posts son buenos o malos”, aseguró Zuckerberg. “No creo que sea ni muy valioso socialmente ni bueno para la comunidad ni que ayude a la gente a compartir los momentos importantes de sus vidas”.

Pero eso no significa que estemos condenados a solo poder decir “me gusta” cuando alguien comparte algo en lo que ese pulgar no es la respuesta más apropiada. Zuckerberg aseguró que en Facebook son conscientes de que a veces “‘me gusta’ no es el sentimiento apropiado cuando alguien ha perdido a un ser querido o está hablando de algún tema complicado”. ¿Qué alternativa tendrán? De momento, solo están “pensando en ello”.

Zuckerberg explicó que llevan ya un tiempo pensando en cómo crear una nueva herramienta para que “la gente pueda expresar de forma sencilla una gama más amplia de emociones, o expresar sorpresa o risa o cualquiera de estas cosas”. Recordó también que siempre se puede comentar, pero admitiendo que lo ideal sería tener algo “tan sencillo como el botón de “me gusta””.

Facebook no es una pérdida de tiempo

Durante la sesión, a Mark Zuckerberg le tocó hablar también sobre otros temas más diversos, como por qué las condiciones de privacidad cambian con tanta frecuencia, algo que aseguró que sabía que no era lo ideal. “Actualizamos la política de privacidad una vez al año aproximadamente para reflejar los cambios en el producto y políticas del año anterior”, explicó. “Facebook era antes solo una web. Ahora Facebook como compañía ofrece varios servicios distintos. Facebook y News Feed, Messenger, Instagram”. Mantenerse al día de sus cambios y los de la tecnología hace que las condiciones de privacidad y uso tengan que cambiar tan a menudo.

Se habló también sobre la percepción que tienen muchas personas de que Facebook es una pérdida de tiempo, algo que, como era de esperar, su CEO negó diciendo que no creía que conectar con otras personas sea una pérdida de tiempo. “Crecemos y vamos al cole y nos dicen que socialicemos después de hacer los deberes”, una filosofía, la de tener que “acabar todo mi trabajo antes de centrarme en mis amigos o familia”, con la que Zuckerberg no está de acuerdo.

Hubo también tiempo para ofrecer consejos a jóvenes emprendedores. El CEO de Facebook ofreció una única guía: “no te preocupes por cometer demasiados errores. La gente pregutna qué errores me gustaría haber evitado, pero los errores son como aprendes.(..) Simplemente tienes que continuar hacia delante y no estresarte mucho por ello”.

Y, finalmente, la clásica pregunta sobre alguna curiosidad personal. Ya no solo sabemos por qué Mark Zuckerberg se viste siempre igual, sino también cómo le gustan las pizzas: con pollo frito. Y no te preocupes, él tampoco ha pensado en sus propósitos de Año Nuevo todavía.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor