Por qué las app aparecen (y hay más) antes en iOS que en Android

AppsEmpresasMovilidadSO Móviles

La polarización de las aplicaciones para dispositivos móviles es indiscutible. Pese a la presencia de otros actores en el escenario como Windows, BlackBerry, Symbian… quien parte el bacalao es iOS y Android. Los sistemas operativos de Apple y Google presentan modelos contrapuestos (cerrado contra abierto, por sintetizar) pero a pesar de que por acudir al paralelismo de la pugna de hace décadas entre Windows y Mac en que Microsoft consiguió que su SO reinase (y aún lo hace) sobre los ordenadores de todo el mundo al hacerlo compatible con otras máquinas distintas de los ordenadores IBM para los que nació, hoy sucede a la inversa y el mercado cautivo de iOS/Apple le moja la oreja al Android que podemos encontrar en multitud de dispositivos de diversas marcas. En una entrevista Ryan Matzner, fundador de la empresa de producción de aplicaciones Fueled ha desvelado los que podrían ser los motivos fundamentales para esta preeminencia manzanesca.

La experiencia de Matzner es comparable a la de otras empresas que se dedican al desarrollo de aplicaciones para dispositivos móviles y que se encuentran de manera generalizada con el mismo comportamiento por parte de sus clientes.

Este se concreta en dos variedades porcentualmente más habituales: o sólo quieren la app para iOS o primero la quieren para el sistema operativo de Apple y ya luego si eso sacamos la versión Android.

¿Y cuál es el motivo de ese comportamiento? ¿Porqué prácticamente ningún cliente (sólo uno) de Fueled pide que la aplicación que quieren desarrollar se lance en primer lugar para Android? No hablemos de que únicamente aparezca en este SO. Matzner recuerda que su empresa desarrolla múltiples aplicaciones, cada vez trata con centenares de clientes, algunos grandes empresas como American Express el consorcio editorial Conde Nast y aunque mantienen equipo de desarrolladores para ambos SO el de Android tiene menor tamaño debido al escaso requerimiento que de sus servicios realiza la clientela, que en contadas ocasiones se decanta por él y en todo caso suelen esperar a que la app cuyo desarrollo encargan para iOS llega a ser tan exitosa que en una segunda fase plantean su conversión al sistema operativo de Google.

Y eso son empresas grandes, las que cuentan con un presupuesto más limitado se centran en el desarrollo de la app en iOS y punto. Matzner resume en tres motivos los que hay detrás de esta decisión.

Por un lado la experiencia y la abultada cuenta de resultados de Apple en este campo demuestra que el usuario de iOS está más dispuesto a gastar dinero en apps de pago. Y las empresas (¡ah, viles capitalistas!) resulta que quieren hacer negocio y ganar dinero y esas cosas. Esto habría que agradecérselo a la naturalidad con la que iTunes ha hecho aceptar a sus usuarios/clientes el empleo de la tarjeta de crédito.

Además los usuarios de los dispositivos móviles de Apple tienen una mayor facilidad para adoptar de manera temprana una nueva aplicación. La base mayoritaria de usuarios se compromete con mayor facilidad a la hora de probar cosas nuevas así que si te planteas desarrollar una nueva aplicación lo que quieres es que cuanto antes mejor haya miles, millones de usuarios descargándola y probándola.

Por último, y como curiosidad técnica, el desarrollo de una aplicación para Android resulta más lento y caro que para iOS. Hasta un 120% más de tiempo se lleva programar una app para el robotico verde que para la manzanica mordía, con lo que ello comporta en cuanto a incremento de costes de desarrollo.

Al final no salen las cuentas. Sale más caro programar para un SO que no te va a reportar tantos ingresos. ─[Business Insider]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor