¿Preparado para un Facebook o Gmail de pago?

EmpresasSeguridad

Facebook y otros servicios online podrían dejar de ser gratuitos si la nueva norma de privacidad de datos europea sale finalmente adelante, dicen los expertos.

Facebook, Gmail y otros servicios online que se ofrecen de manera gratuita y que sostienen con publicidad podrían empezar a cobrar si la nueva propuesta de ley de protección de datos europea saliera adelante, advierten algunas empresas.

Las restricciones impuestas a cómo las compañías gestionan los datos personales de los usuarios  haría que muchos servicios online que hoy se ofrecen gratuitamente fueran insostenibles.

Empresas de Internet como Facebook o Google podrían verse forzadas a pedir permiso explícito para utilizar la información de sus usuarios si en la Unión Europea se adoptan las últimas propuestas que dan a sus suscriptores más control sobre sus datos personales
La petición para reforzar la privacidad de los ciudadanos es uno de los cambios más destacados del nuevo borrador de la Ley de Datos europea. Entre otras cosas, la Comisión Europea han pedido un mayor papel para el consentimiento de los usuarios y limitar la habilidad de las compañías de utilizar y vender datos, como los hábitos de navegación por Internet, a las compañías de publicidad.

Una de las exigencias del nuevo borrador es que los usuarios tienen que estar informados sobre lo que ocurre con sus datos.

En caso de no cumplirse la ley, las autoridades podrían imponer multas de entre el 0,5% y 0,2% de la facturación anual de una empresa que comprometa los datos de los usuarios, que podría incluid la pérdida o divulgación sin permiso de los datos.

La cantidad de datos recogidos y vendidos ha crecido rápidamente y hay datos que recogen que los usuarios de Facebook estarían aportando 10 dólares cada año a las arcas de la red social pinchando sobre los anuncios.

Otro de los elementos de la propuesta de ley que preocupa a las empresas de intenet es lo que se ha denominado “Derecho al olvido”, o lo que es lo mismo, el derecho a eliminar completamente los datos de un usuario que así lo desee, sin que la empresa retenga ninguno. En este caso las empresas de Internet tendrían que ponerse en contacto con las compañías a las que hubieran transferido estos datos para asegurarse que el borrado de los mismos es total.

Empresas como Facebook y Google han sido algunas de las primeras que han protestado por las nuevas propuestas, según recoge The Guardian.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor