El coche conectado, un negocio hiperfragmentado

Empresas

La industria necesita estándares. Las marcas no se ponen de acuerdo ni en los sistemas operativos, ni en las soluciones de conectividad ni en la forma de ejecutar las apps (in-car o mediante el smartphone).

El mercado del coche conectado generará en cuatro años 39.000 millones de euros, frente a los 13.000 millones de 2012, lo que supone un incremento del 300% en la cifra de negocio. Los fabricantes están tomando posiciones para abrazar esta rama del Internet de las Cosas, pero aún están dando palos de ciego. Hacen falta estándares y homogeneización. Esta es la principal conclusión que se puede extraer del Primer Estudio de Coches Conectados, realizado por Applicantes y Periodismo del Motor, en colaboración con IAB Spain y Kaspersky, y presentado esta mañana en Madrid.

Para la realización de este informe pionero en España se testearon 223 apps, de las cuales un 62% son in-car y el 37% funcionan a través del smartphone. En total se probaron 21 modelos de coches de 15 marcas distintas durante tres meses.

La alta fragmentación es la nota predominante tanto en sistemas operativos, como en modos de conexión y aplicaciones. De las 54 marcas que venden turismos en nuestro país, 24 ofrecen algún tipo de solución de conectividad.

La voz de su amo

BMW sería el fabricante ‘rey’ en cuanto a aplicaciones. Sus vehículos cuentan con 34 títulos a bordo. Tras la firma alemana se sitúa la francesa Renault, con 24 aplicaciones y Mercedes, con 22. Opel, Ford y Lexus son los farolillos rojos en este sentido, con una oferta muy pobre.

Solo dos marcas ofrecen de serie conectividad desde el acabado más bajo. Algo mayor es el número de fabricantes (siete) que proporcionan e-call, obligatorio desde octubre de 2015. Prácticamente el 49% de las aplicaciones que se encuentran en los coches conectados son guías, herramientas de viajes, de restaurantes o de transportes. Tan solo el 3,1% sirve para que podamos leer el correo electrónico al volante. De las quince marcas, tres proporcionan navegación web, dando la posibilidad de salir de sus ecosistemas cerrados.

apps-contenido

Destaca la presencia de las aplicaciones de Facebook en muchos de los coches evaluados, seguida de Google y Twitter. En el aparatado musical, destacan Aupeo, Stitcher, Tune in Radio y Spotify. También se encuentran en algunos modelos, como los de Toyota, apps que premian la conducción eficiente. Curiosamente, BMW y Peugeot, son las únicas que integran aplicaciones de la Wikipedia.

“Hay una gran oportunidad para las aplicaciones lúdicas dentro de los coches conectados” , comenta Javier Clarke, Mobile & New Media Director de IAB Spain. Este también subraya la importancia que se le está dando a la voz en este segmento, con menos predominancia de las pantallas táctiles y las herramientas visuales, “para velar por la seguridad del conductor”. Doce marcas de todas las analizadas tienen algún tipo de asistente vocal.

Por otro lado, once empresas cuentan con portal para activar o gestionar servicios conectados a aplicaciones y disponen de sus propios markets. Sin embargo, únicamente dos (Ford y Volvo) tienen portales específicos para desarrolladores.

apps-marketsComo dato curioso, Volvo sería la única marca que ofrece apps compatibles para Windows Phone. La plataforma móvil de Microsoft es la gran olvidada por los fabricantes de coches, frente a iOS y Android.

En cuanto al modelo de negocio en coches conectados, predomina la suscripción, más que el pago por apps. A eso hay que sumar las tarifas de datos, que suelen ser independientes y asociadas a los dispositivos móviles en lugar de a los coches.

Una rotonda con cuatro salidas

Sin embargo, en breve, la fragmentación podría reducirse. Los fabricantes y proveedores tecnológicos van marcando el paso. Google presentó hace unos días en Google I/O su propuesta Android Auto, Apple ya ha conseguido el apoyo de 29 fabricantes de automóviles a Carplay y Microsoft tiene su alternativa propia con Windows in the car. Tampoco hay que olvidarse de Nokia y otros fabricantes de smartphones como Samsung o LG, que han apoyado el estándar MirrorLink.

El estudio también ha dedicado un apartado al tema de la seguridad. Según destaca Kaspersky, el phising, los leyloggers, las brechas de datos en los fabricantes y la seguridad en las apps, deberían ser los nuevos quebraderos de cabeza para los conductores. “El robo de credenciales o de nuestro smartphone puede facilitar el acceso remoto a algunos servicios, como el GPS, las puertas o el claxon. Si nos roban el teléfono también nos están robando las llaves del coche”, explica Vicente Díaz, analista de seguridad de Kaspersky.

El estudio al completo se puede descargar desde el siguiente enlace.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor