Publicidad en la web: distintos tipos de anuncios y formas de ingresar dinero

Cloud

Existen diferentes métodos para obtener ingresos poniendo publicidad en nuestra página. El sistema que más se usa es la colocación de banners.

La razón para poner anuncios externos en nuestra web es muy simple: ganar dinero. Con los ingresos generados con la publicidad trataremos de soportar, al menos, los costes de mantenimiento de la página y las mejoras que necesite.

A medida que un blog va ganando visitas, necesitaremos aumentar los recursos del servidor para que soporte una mayor afluencia de público. En el caso de que nuestra web estuviera en un servidor gratuito, será el momento de avanzar hacia un servicio de alojamiento (hosting) de pago, que nos permitirá, entre otras cosas, administrar la publicidad de nuestro sitio.

En cualquier de los dos supuestos anteriores, estos cambios se traducen en una inversión, más o menos costosa, que se pueden tratar de cubrir mediante la inserción de publicidad en la web.

Hay muchos métodos con los que tratar de ganar dinero con nuestra página: colocación de banners, emailing, artículos patrocinados, búsquedas, etc. Lo más usado, sin lugar a dudas, son los anuncios o banners. Basta darse una vuelta por Internet para ver que está plagado de ellos.

Un banner, es un tipo de publicidad, generalmente de tipo gráfico, con unas dimensiones estandarizadas que se coloca en determinadas partes de una web para anunciar un producto o servicio. Al pulsar sobre él obtendremos más información o accederemos a la página del anunciante.

Los anuncios pueden ser imágenes fijas o con movimiento. Lo habitual es que el banner presente algún tipo de animación que llame la atención, puesto que nuestro objetivo es que el visitante haga clic en la publicidad. Las creatividades suelen estar realizadas en formato GIF animado (secuencia continua de imágenes) o mediante Flash (formato multimedia realizado con la aplicación Flash de Adobe) que permite una mayor interactividad con el lector.

En Internet podemos encontrarnos distintos tipos de anuncios en las webs, pero los más comunes son:

  1. Superbanner o leaderboard. Son fácilmente reconocibles por estar ubicados en la parte superior de las páginas. Sus dimensiones son 728×90 píxeles.
  2. Skycraper o rascacielos. Son creatividades verticales de dimensiones 120×600 píxeles, aunque cada vez más se empieza a utilizar un ancho superior (160×600 píxeles). Normalmente aparecen en la parte derecha de la web.
  3. MPU o robapáginas. Son banners cuadrados integrados en la parte central de la página, junto al contenido. Aunque no existe un tamaño estándar propiamente dicho, el más utilizado es de 300×250 píxeles.
  4. Intersticial. Es un tipo de creatividad que se carga ocupando toda la pantalla, aunque generalmente tiene una opción para saltársela o cerrarla. Suele contener una animación o un vídeo que muestra el mensaje comercial.
  5. Topbanner, es un banner similar al leaderboard pero de menor tamaño (468×60 píxeles). Fue el rey indiscutible de las publicidades hace unos años, pero con el incremento del ancho estándar de las webs, este formato de anuncio tiende ya a desaparecer.

La posición de los banners en una página debe realizarse con sumo cuidado, puesto que no es un elemento muy popular entre los internautas, sobre todo por el abuso cometido en los últimos años. Así, siempre hay que tener en cuenta dos aspectos importantes: cantidad de publicidad y su visibilidad. La relación de ambos será distinta para nuestros intereses y los de nuestros visitantes.

Los banners generalmente provocan el rechazo de los lectores. En función de la ubicación y de la cantidad de aquellos pueden molestar en mayor o menor medida al consultar la página. Esta circunstancia, a medio o largo plazo, puede suponer una pérdida de lectores y por lo tanto una caída en las visitas. Cuanto menos anuncios haya y más escondidos estén, más contentos estarán nuestros visitantes. Sin embargo, una posición estratégicamente visible de los mismos (zonas altas de la web) y un mayor número aumentará considerablemente la probabilidad de que los usuarios pulsen sobre ellos y que, por tanto, nos generen ganancias.

Los criterios de ingresos varían en función del sistema de medición empleado. En algunos casos, se conseguirá con cada clic que realice un usuario sobre la creatividad. En esto consigue el pago por clic (PPC).

También, el anunciante puede acordar un pago cada vez que se lleve a cabo una acción determinada, como por ejemplo, un registro efectivo, una compra o una solicitud de información. En este caso, se habla de Pago por Acción (PPA). Ésta modalidad está mucho más remunerada que la anterior. Hablamos, por ejemplo, de 3-5 euros por acción frente a los 0,05 euros por clic.

Esta diferencia se debe a que la acción supone un beneficio directo para el anunciante por lo que estará dispuesto a pagarnos más por un hecho así. Mientras, un clic es una visita a la página publicitada, pero la probabilidad de que se concrete en una acción efectiva para el anunciante es más baja. Evidentemente, el PPA es mucho más difícil de conseguir que el pago por clic, de ahí la diferencia de tarifas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor