Qualcomm podría enfrentarse a otra multa en Corea del Sur por monopolio

Empresas

La reciente multa de 975 millones de dólares que Qualcomm se ha comprometido a pagar en China por ‘irregularidades’ en sus licencias esenciales podría abrir la veda para que Corea del Sur le pida también explicaciones.

Si bien la multa de China a Qualcomm por casi 1.000 millones de dólares no va a llevar a la compañía a la quiebra, el pago supone un recorte en sus beneficios y, lo más importante, un peligroso precedente respecto a los royalties que pide por el uso de sus patentes esenciales. La investigación de las autoridades antimonopolio chinas, tras más de un año, llegó a la conclusión de que Qualcomm era culpable de aprovecharse de una situación en la que controlaba el mercado y obligaba a la competencia a pagar licencias por sus patentes.

Quizás esta investigación se haya vista influida por lo que parece una reciente persecución a las empresas extranjeras de tecnología por parte del gobierno chino, o sencillamente China ha sido uno de los pocos países que se ha cuestionado la posición de dominación de Qualcomm, pero la realidad es que con esta multa otros países se plantean si llevar a cabo también sus propias investigaciones.

Entre ellos está Corea del Sur, donde también abunda la industria de la fabricación de chipsets para smartphones y tablets, por lo que las presiones de los fabricantes coreanos, tras ver el éxito del resto de fabricantes en China, podría también presionar para comenzar un proceso legal contra Qualcomm.

Qualcomm ha sido en los últimos años la clara dominadora de los dispositivos móviles de gama alta y media, pero su posición podría verse amenazada por varios factores. Por un lado el crecimiento y ambición de los fabricantes chinos, con productos cada vez de mejor calidad y potencia, por otro el desencuentro de Samsung con Qualcomm, que critica el supuesto sobrecalientamiento del Snapdragon 810 mientras anuncia que su Galaxy S6 sólo usará sus SoCs Exynos. Pero la amenaza legal podría ser la última puntilla para terminar de derribar lo que hasta ahora parecían los muros infranqueables de Qualcomm.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor