Qualcomm presenta los resultados de su tercer trimestre fiscal

EmpresasMercados financieros

Qualcomm terminó confirmando ayer el despido del 15% de su plantilla, junto con los resultados de su tercer trimestre fiscal de 2015 con importantes reducciones frente a los del año pasado.

La situación de Qualcomm se ha vuelto algo preocupante en los últimos meses. De ser la compañía líder en el suministro de chips para terminales de alta gama, la empresa se encuentra en una posición difícil con varios frentes abiertos.

Por un lado ha visto como ha perdido el favor de Samsung, uno de sus principales clientes y que ahora apuesta por sus propios Exynos, y por otro lado una presión cada vez más fuerte por parte de otros fabricantes de chips, sobre todo MediaTek, que se ha consolidado en las gamas bajas y medias y poco a poco apuesta cada vez más por gamas mayores.

Ante estos cambios ‘bruscos’, Qualcomm parece verse obligada a reducir sus expectativas de demanda, por lo que el fabricante ha anunciado una reestructuración en la que despedirá al 15% de su plantilla, en un plan de reducción de costes de 1.400 millones de dólares, e incluso se estaría planteando dividirse en varias empresas.

Sus resultados del tercer trimestre de 2015 confirman esta situación y, aunque en un principio sus ganancias por acción han sido de 0,99 dólares, superando las expectativas del mercado de 0,95 dólares, sus ingresos se han quedado algo por debajo de 5.850 millones que se esperaban, con 5.830 millones.

Estos resultados contrastan con los del mismo trimestre del año pasado, en los que Qualcomm obtuvo 6.800 millones de dólares de ingresos. En concreto la reducción de ingresos ha sido de un 14%, con una preocupante pérdida de un 40% de los beneficios, llegando a los 1.200 millones de dólares.

Si bien la empresa todavía está lejos de entrar en crisis, contando todavía con un activo de 35.200 millones de dólares, Qualcomm tiene que actuar antes de tener un grave problema. Sus previsiones para el cuarto trimestre son de unos ingresos entre 4.700 y 5.700 millones de dólares, y ganancias por acción de entre 0,75 y 0,95 dólares, lo que se traduce respectivamente en pérdidas de entre un 15 y 30% y de entre un 25 y un 40% respecto al mismo trimestre de 2014.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor