¿Qué fumaron estos ceramistas precolombinos?

Empresas


El Museo Arqueológico de La Merced, en la ciudad colombiana de Cali, exhibe estos días una muy particular muestra de cerámica precolombina. Con un estilo totalmente diferente al de cualquier época, localización o artesano debido a una característica diferencial muy especial relacionada con el consumo de sustancias psicotrópicas. Es sabido que a fin de experimentar alteraciones en el estado de consciencia en determinadas ceremonias, los primitivos habitantes de de determinadas zonas de Latinoamérica ingerían ciertas sustancias como parte de sus rituales. Esta exposición se centra en objetos bien realizados bajos los efectos de dichas sustancias o bien destinados a ser empleados en esas ceremonias. El aspecto de los mismos deja bien claro que el artesano que les dio forma tenía en ese momento una visión de la realidad bien distinta de la habitual.

Han sido muchas las civilizaciones que han buscado en la alteración de la percepción mediante la ingesta de sustancias pisotrópicas la vía de ampliar o modificar las sensaciones para encontrarse con la trascendencia espiritual y metafísica que permita un acercamiento a conocimientos superiores o entidades divinas.

En ocasiones el consumo de dichas sustancias puede servir de fuente de inspiración para la creación de obras artísticas e incluso se busca el refugio en dichas sustancias como herramienta desprovista de esa trascendencia espiritual ya sea para el ocio como para inspirarse y escribir un poema, una novela o una canción o pintar un cuadro.

Pero la muestra que puede contemplarse en Cali apoya la tesis del uso ritual de esa ingesta como parte de las ceremonias de los antiguos habitantes de las culturas Río Magdalena, Tumaco, Tayrona o Calima que se desarrollaron en la costa caribeña colombiana entre los años 200 y 1.500 de nuestra era.

De un total que supera las 14.000 piezas se han seleccionado 29 piezas de cerámica psicotrópica que, además de emplearse en estos ceremoniales de ingesta de sustancias que alteraban la percepción de sus participantes, en algunos casos dejan claro por el peculiar e intrincado estilo bajo el que fueron ejecutadas, totalmente alejado de los cánones propios del resto de elementos cerámicos pertenecientes al mismo periodo y cultura, que quien les dio forma también había ingerido alguna de estas sustancias viéndose influido el artesano y reflejándolo en su trabajo.

Cuando la exposición cierre sus puertas el próximo mes de noviembre iniciará un recorrido por Estados Unidos y algunos países de Europa, lo que no deja de ser coherente con la naturaleza de la misma, ya que es lógico que este tipo de muestra realice su propio viaje. -[El Mundo]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor