¿Quieres una supercontraseña? Ve memorizando 12 caracteres

Empresas
0 0

Ve olvidando la fecha de tu cumpleaños o el nombre de tu perro, y en su lugar ve pensando en la estrofa de tu canción favorita, un refrán o la frase televisiva de moda.

Las contraseñas de 6 y 8 caracteres tienen los días contados… si es es que quieres que tus correos o tu cuenta corriente sigan siendo solo asunto tuyo. Las contraseñas de 12 cifras ponen las cosas tan difíciles que al menos las hacen casi inviolables para un uso cotidiano, no estamos hablando de secretos de estado. Eso sí, también son más difíciles de recordar, así que habrá que encontrar la forma de que no se te olvide. ¿Deseas saber más?

Según el Instituto Tecnológico de Georgia (no iba a ser siempre el de Massachussets) ha publicado recientemente un informe en el que recomienda usar contraseñas de 12 cifras en lugar de las habituales de 4, 6 o como mucho 8.

Una contraseña de hasta 8 cifras puede llevarle tan solo un par de horas a un cracker habilidoso para desentrañarla, mientras que las combinaciones posibles para una de 12 cifras ya elevarían el tiempo necesario para romper la clave hasta los 17.134 años.

Además el mero hecho de que la contraseña tenga pocas cifras ya da una pista a los piratillas para saber que se encuentran ante un reto más o menos difícil.

El problema con esas 12 cifras es que ya no resulta tan sencillo para el usuario memorizarla si es una simple sucesión de letras sueltas y números. Ya no vale la fecha de nacimiento, salvo que incluyamos también la hora, minutos y segundos. En su lugar se recomienda acudir a frases completas, por ello la alusión al principio a la frase televisiva de moda, quizá la contraseña de cierta famosa madre televisiva sea “yoormihijamato“. Vale, tiene 15 letras, pero era solo un ejemplo.

De hecho los expertos recomiendan acudir a contraseñas largs porque multiplican incrementalmente el número de pruebas que debe efectuar un cracker para conseguir descrifrarla. Así una contraseña de 11 caracteres consumiría el equivalente a 180 (a un ritmo de un billón de combinaciones por segundo) mientras que simplemente con incrementar hasta 12 los caracteres ya estaríamos hablando de esos 17.134 años.

La cosa se complica si además de letras y números empleamos símbolos como “@y;}v%W$“. Entre eso y usar una frase de más de 12 letras en la que sustituyamos algunas letras por números o símbolos, según la letra se parezca al mismo (“y0p0rm1h1j4m470”), estaremos en condiciones de habe encontrado nuestra supercontraseña virtualmente inviolable. Por ahora, que ya sabéis que las ciencias adelantan que es una barbaridad. ─Antonio Rentero [CNN]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor