¿Quieres vivir en una casa de muñecas?

Empresas
0 0

Lo que ves en la fotografía no está hecho a escala (salvo a escala 1:1), ni es una miniatura.

Se puede jugar dentro, eso sí, pero no con ello. Es una casa de verdad, a tamaño real, y con gente que vive dentro. Por delante parece la típica casa rural de piedra que puedes encontrar en cualquier páramo canadiense, pero cuando ves la parte trasera te entran invitables ganas de jugar a las muñecas. ¿Quieres saber más?

En medio de Canadá está Saskatchewan, donde la vida transcurría tranquila hasta que a la artista Heather Benning se le ocurió coger una tipica casia de piedra, meterle mano a la fachada trasera y sustitir sus paredes por plexiglas. Si es que al final por H o por B se acaba saneado, como decía Husillos en “El milago de P.Tinto”. Y ahora la casa tiene pinta… de casita de muñecas.

La casa pertenecía a su familia pero llevaba años abandonada y a Benning se le encendió la bombillica artística. La pintó con colores que recuerdan a los de las casas de muñecas y la decoró con mobiliario de os años 60, para darle un toque aún más pintoresco. La casa permanece deshabitada pues es una obra de arte, y no un vulgar domicilio, aunque los habitantes podrán solventar la falta de intimidad con el consuelo de que la zona no es precisamente la más habitada de Canadá.  ─Antonio Rentero [Mocoloco]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor