Rally fin de año

Workspace

Nos hallamos inmersos en el clásico rally de fin de año que está
propiciando nuevos máximos anuales día tras día.

Fondos de Inversión

A pesar de que las valoraciones empiezan a ser muy ajustadas y el dólar

sigue en caída libre, mientras oro y petróleo marcan nuevos máximos,

cabe esperar que hasta bien entrado el mes de Enero se marquen este buen

tono, gracias al enorme flujo de fondos que se dirige hacia las bolsas.

La detención de Saddam Hussein en Irak el pasado fin de semana fue un motivo

más para que las cotizaciones se orientaran al alza, aunque su efecto

fue menos explosivo de lo que en un principio se pensó.

En

cuanto al flujo de fondos, estos días se está viviendo el clásico

proceso de aportaciones antes de cierre de ejercicio a fondos de

pensiones para aprovechar sus ventajas fiscales; casi todo el mundo

invierte mirando al retrovisor y, dado que la Bolsa ha sido la estrella

este año, los fondos de pensiones con vocación de renta variable están

acaparando un porcentaje creciente de las aportaciones. Aunque el

fenómeno de aportaciones a pensiones se frenará en gran medida tras el

31 de Diciembre, en Enero seguirá habiendo un trasvase hacia fondos de

inversión de renta variable que alimentará nuevas subidas.

Las previsiones del mercado apuntan a unas nuevas aportaciones a fondos de

inversión en España de 18.000 millones de euros durante 2004, de los

cuales cerca del 40 por ciento irán a parar a la Bolsa, a través de

fondos de renta variable pura o mixtos, lo que representará un

crecimiento de éstos en torno al 30 por ciento.

Corrección de Bolsa

Ya hemos señalado mediados-finales de Enero como fecha probable del

inicio de una corrección en las bolsas que podría prolongarse durante

varios meses. Unos de los factores que podría desencadenar ésta sería

una subida de tipos de interés por parte de la Fed a principios de

Febrero. Sin embargo, los últimos datos de inflación alejan un tanto

esta posibilidad, por lo que otro catalizador de los recortes podría ser

unas noticias empresariales no tan positivas como en este momento parece

descontar el mercado.

En este sentido, la reciente revelación de

un agujero de 4.000 millones de euros en la láctea italiana Parmalat

(que deja pequeño el de 1.000 millones de euros de Ahold) puede provocar

que vuelva a aparecer cierta desconfianza hacia la fiabilidad de los

estados financieros de las empresas.

Los resultados trimestrales

pueden proporcionar también alguna decepción, tal como han dejado caer

estos días las empresas de comercio minorista en estados Unidos

(Wal-Mart, Pier1 Import, Target…) cuyo crecimiento de ventas en la

campaña de Navidad se está situando en la parte baja del rango de

estimaciones, lo cual es probable que provoque además que los márgenes

se vean algo deteriorados. Asimismo, las empresas europeas van a verse

fuertemente penalizadas por el impacto de las diferencias de cambio

derivadas de la fortaleza del euro (y/o debilidad del dólar), con

honrosas excepciones como la papelera Ence cuyo riesgo está cubierto con

instrumentos financieros.

La subida se está centrando en los

valores de gran capitalización, que son los que pueden dar cabida con

mayor facilidad a ese gran volumen de dinero que busca acomodo en la

renta variable. Por su parte, las pequeñas compañías y las tecnológicas,

que lideraron las alzas en meses precedentes, se están quedando atrás

debido a las realizaciones de beneficios. También se está apreciando

cierta rotación de cara al próximo ejercicio, lo cual está deparando

tomas de beneficios en valores que han superado de largo al mercado

(Amper, EADS, Telepizza, Cortefiel, Sol Meliá, TPI…) desde el pasado

31 de Diciembre, mientras que otros que se han quedado rezagados y

presentan buenas perspectivas de cara al futuro inmediato (Gas Natural,

Ferrovial, Iberdrola, Azkoyen…) empiezan a despuntar.

Indices económicos

Los datos de coyuntura económica que se han publicado en los últimos

días han mantenido un tono general bastante positivo, tanto en Europa

como en Estados Unidos. En concreto destaca el ascenso del índice alemán

IFO, que mide las expectativas de los empresarios, por octavo mes

consecutivo, mientras que el índice de indicadores norteamericano ha

presentado la sexta subida de los últimos siete meses. También los datos

de producción industrial han mostrado crecimientos a ambos lados del

Atlántico, mientras que la inflación se mantiene a raya.

El IFO se ha colocado en máximos de casi tres años después de ocho incrementos

continuados, como se podía esperar tras registrar un Zew de diciembre de

73,4 (también en máximos de tres años) vs 67,2. El índice de

expectativas mejoró y el de situación actual se mantuvo plano. Este dato

afianza la posibilidad de que los empresarios alemanes confíen en una

recuperación relativamente robusta de la economía, que podría registrar

crecimientos el cuarto trimestre en torno al 0,5 por ciento.

La

fortaleza del euro vs dólar puede es el único factor que podría nublar

la recuperación, aunque de momento no ha afectado a la producción

industrial, que mostró un robusto crecimiento del 1,1 por ciento (+0,9

por ciento interanual) durante el mes de Octubre en la UEM.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor