Rascacielos submarinos, el terror de las ballenas y el Nautilus

Empresas

Los concursantes del concurso de rascacielos de Evolo van sobrados de imaginación, eso no podemos dudarlo. Si ayer ponían a los presos por todo lo alto, hoy pretenden ponernos a nosotros por todo lo bajo. Más concretamente, bajo del mar.

Dudo que sea realmente un rascacielos, ya que lo más que va a rascar será la panza de alguna ballena. Las ventajas de ponernos a vivir y trabajar bajo el agua y más imágenes tras un pequeño salto.

Sin duda es buen material para la ciencia-ficción. La energía de la construcción -casi ciudad- vendría dada por paneles solares situados en la superficie, además usar otras fuentes verdes como la eólica, maremotriz, cinética… Además, en la superficie se cultivarían plantas y criarían animales. Los cultivos hidropónicos y la “acuacultura” producirían alimento adicional, ideal si os gusta el sushi y los onigiris con productos del día.

Esos tentáculos que podéis ver se iluminarían para atraer a la fauna marina, que en su danzar alrededor de ellos provocarían pequeñas corrientes de agua que los extremos de los tentáculos aprovecharían como energía cinética. Lo que yo me pregunto es qué pasa si viene la ballena y se zampa uno de los tentáculos, llevándose la construcción consigo.

Además, los tentáculos podrían inflarse y desinflarse de manera dinámica, lo que permitiría al rasca-peces estar correctamente balanceado.

El objetivo del concepto es usar un 100% de energías renovables, además de permitir extenderse al hombre por el 71% de superficie marina que tiene nuestro planeta, mayor que la terrestre. Ya puede tener cuidado el Nautilus si no quiere pegársela. — Javier G. Pereda [eVolo]

[Edito: debido a problemas técnicos, la entrada quedó temporalmente deshabilitada y ha cambiado algo. Por favor, disculpad las molestias]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor