Nuevos recortes en Rovio: la empresa podría reducir un 10% su unidad de animación

DespidosGestión empresarial

Las medidas no afectarán a los negocios de producción de juegos o de películas.

Parecía que se había terminado el tiempo de despidos en Rovio, tras un 2015 muy accidentado. Pero la firma finlandesa responsable de los Angry Birds no está aún satisfecha con el estado de su negocio, por lo que podría recortar en un 10% su estudio de animación en Finlandia, en un proceso de reestructuración que afectaría también a otros departamentos de la compañía.

Esto supondría unos 35 despidos, y la operación no afectaría a la parte de la empresa encargada de la producción de juegos o de películas, aunque por el momento no se han cerrado las negociaciones. “Estamos trabajando en contacto directo con nuestros empleados para ver cómo organizar nuestra unidad de animación, las funciones de soporte y gestión”, ha explicado Kaisu Karvala, portavoz de Rovio, en declaraciones recogidas por Bloomberg

No es la primera vez que la compañía tiene que afrontar medidas drásticas para conseguir que su negocio se sostenga. Tras el gran éxito inicial de su popular juego para móviles, Angry Birds, Rovio no ha conseguido crear otros productos que gocen de la misma popularidad. En agosto de 2015 ya se vio obligada a recortar su fuerza de trabajo, en este caso eliminando 260 puestos de trabajo, y unos meses más tarde ampliaba los despidos con 130 nuevas bajas.

Sin embargo, no todo son recortes o reestructuraciones en Rovio. La firma también está apostando por nuevas iniciativas para generar ingresos. A finales de 2016 anunciaban su futura plataforma de juegos para móvil, Hatch, de la que esperan lanzar la versión beta en el primer trimestre de este año. En enero anunciaban la apertura de un nuevo estudio en Londres, que dedicarán al desarrollo de juegos MMO. Nuevas medidas con las que Rovio intenta diversificar su negocio, más allá del universo de los Angry Birds.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor