RIM tendrá que pagar 147 millones de dólares por una patente

Empresas

Los problemas que están teniendo en RIM casi cada semana ya llegan a nivel Mr. Beanesco. Pérdidas millonarias, almacenes repletos de terminales que no se venden ni regalados con los pastelitos, bajadas brutales en bolsa, un sistema operativo que se queda atrás y cuya renovación no llegará hasta el año que viene, despidos a gogó… Pero ya lo que le faltaba es que encima le dieran “pal pelo” con una demanda de patentes. Tras 4 años de batalla legal, RIM tendrá que pagar posiblemente 147 millones de dólares.

Vale, quizás en otro momento no habría supuesto un varapalo tan grande, pero ahora es como si, una vez te engancharas la mano con el triturador de basura, un jurado viniera y le diera al interruptor mientras disfruta del momento.

Ya sabemos que los buitres carroñeros estarían dispuestos a alimentarse de los restos de RIM, y algunos aseguran que antes de esto ya estaba pensando en dividirse y vender los cachos al mejor postor. Ahora esa idea parece aún más posible.

Todo este lío legal que le ha terminando explotando en la cara a RIM viene de 2008, año en que Mformation, demandó a RIM por dos patentes relacionadas con software de gestión empresarial.

Según ellos mantuvieron negociaciones con RIM para implantar estos sistemas en Blackberry, pero finalmente RIM pasó de ellos y creó algo parecido por su cuenta. Tras varias semanas de juicio han decidido que RIM deberá abonar 8 dólares por cada terminal vendido en EEUU, sin contar el gobierno, en total 18,4 millones de móviles que hacen 147,2 millones de dólares.

Pero todavía no está todo claro, ya que a pesar de los royalties, RIM quiere aclarar ciertas cuestiones sobre la obviedad de la patente, que podría disminuir la cuantía e incluso invalidar la patente.

Para hacer la situación aún más tensa e inquietante para RIM, no se sabe que pasará con las ventas fuera de EEUU, que podrían empezar a aplicarse en dispositivos futuros o en el peor caso aplicarse con carácter retroactivo y suponer un auténtico Fatality digno de una fusión de Mortal Kombat y Ally McBeal. [New York Times]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor