Rodolfo Carpintier: “Si montas una startup y tu familia pone dinero, no puede tener el 50%”

Empresas

El emprendedor en serie, business angel y presidente de Digital Asset Deployment ha dado algunos consejos para emprendedores en Fitur.

Parece que el ecosistema emprendedor español se haya inventado hace un par de años, pero Rodolfo Carpintier lleva casi treinta montando empresas relacionadas con el mundo online, incluso antes del nacimiento de la web.

Carpintier ha invertido en sus primeras fases en empresas como Tuenti, Xplane o BuyVip y escrito varios libros sobre cómo gestionar compañías digitales. El último, ‘Internet puede salvar tu empresa o hundirla’, muestra cómo cualquier pequeño negocio (incluso una tienda de marcos de cuadros en Cuenca) puede beneficiarse de las bondades de la Red.

Convertido en uno de los business angels españoles más conocidos Carpintier dedica gran parte de su tiempo a asesorar startups en Digital Assets Deployment (DAD), incubadora de negocios de internet de la que es fundador y presidente e impartiendo conferencias. Esta mañana ha estado presente en Fiturtech, la sección de tecnología de la feria de turismo FITUR, dónde ha compartido algunas reflexiones e indicaciones para los emprendedores.

“Muchas veces la gente se piensa que tiene una idea estupenda y no quiere que se la roben. Pero las ideas no son nada, muy pocas de ellas se llevan a cabo. Lo importante es la capacidad de ejecutarlas”, señala.

Una vez se les ha empezado a dar forma, hay otro elemento esencial, que todos los socios estén alineados. “Lo más difícil es la gestión de las expectativas y el proyecto tiene que cumplir con las expectativas de todos los socios”, afirma.

Carpintier ha aconsejado a los fundadores de startups presentes y futuros que crean en sus proyectos, porque esa es la manera de darles valor. “Muchas veces se nos quejan de que no tienen mucho dinero para contratar a cracks, pero hay que ser capaz de presentarle a la gente que quieres que trabaje en tu startup como algo que va a vale mucho en el futuro”, comenta. “La venta al equipo es la venta más difícil de todas, la venta para fichar a alguien aunque tenga un puestazo. Convencer de que somos una empresa con un gran recorrido, con grandes ambiciones”.

En cuanto a cómo ‘venderle la moto a inversor’, este emprendedor en serie recomienda hacer diferentes presentaciones y elaborar pitchs distintos, adecuados a cada inversor.  “A cada uno hay que presentárselo de una manera, no funciona igual siempre”, asevera.  El pitch no lo es todo, y se suele pedir un plan de negocio. Pero ¿por qué se exige tenerlo si todo el mundo es consciente de que normalmente no se va a cumplir? “Porque es una manera de saber si se lo han currado. Eso es lo importante para nosotros. No necesitamos algo muy largo, sino que tenga sentido”, confiesa.

Financiación sí, pero con reservas

Carpintier aconseja a los emprendedores que  intenten buscar financiación externa lo más tarde posible, aunque no siempre se pueda. Y sobre todo, que su participación no se diluya demasiado. “Se debe intentar mantener una relación de porcentajes. Muchas veces se empieza a repartir capital sin pensar, los emprendedores se desprenden de su parte. Al final se acaban quedando con solo un 3 o 4% cuando en su día llegaron a tener un 80”, subraya el inversor.

El fundador de DAD alerta además de que esto debe darse también en el llamado ‘Friends, family and fools’, no solo con firmas de capital riesgo o business angels. “En esta vía de financiación ofrecemos a familia, amigos, conocidos y gente que confía en ti meterse en un negocio, se lo tenemos que contar como una oportunidad. Sin embargo, la familia no puede tener nunca el 50% de tu sociedad. Eso es una traba para que luego entren otros inversores”, indica Carpintier, quien cree que en ningún caso los emprendedores deben perder más del 15 o 20% de la participación en la primera ronda.

En España los emprendedores lo tienen más complicado para obtener fondos y están más necesitados de inversores, pero en EE.UU los fundadores que tienen proyectos interesantes tienen más margen de maniobra para escoger. “En EE.UU si el emprendedor tiene cierto bagaje es él el que decide quién le invierte. Si cuentas con un proyecto interesante, vas viendo quién te interesa. Hay más business angels y por eso es posible”, comenta el gurú. “En España eso se puede hacer, pero hay pocos inversores. Pero los proyectos que van rápido al final se financian fuera de España”.

Digital Asset Deployment

DAD es una incubadora algo atípica, ya que no proporcionan un espacio físico a las startups a las que ayudan a crecer, sino que se hace todo online. Su labor es, básicamente, “proporcionar orientaciones razonables sobre el negocio que tienen, ayudarles desde el punto de vista de cómo se configura la empresa, el capital social y cómo se constituyen los equipos”.

La entrada de DAD se produce prácticamente cuando las startups se están formando, acompañándolas en sus primeros pasos. “Nosotros entramos antes que ningún otro inversor”, subraya el gurú.

Carpintier ha explicado para ITespresso como en DAD invierten hasta 150.000 euros por compañía, agenciándose entre el 5 y el 20% de equity de aquellas startups a las que ayudan a impulsar. “Por lo general, nos sentimos cómodos con el 12 o 13%”, ha señalado. Normalmente se fijan en empresas que tienen que ver con Internet, no invierten en nada de hardware, aunque en algunos casos se trata de servicios conectados en algún tipo con él. También están haciendo un énfasis especial en todo lo relacionado con la movilidad.

Para el gurú es muy importante diferenciar entre proyectos ‘viables’ e ‘invertibles’. Eso es lo que distingue a una empresa que puede sostenerse con una que tiene mucho margen de crecimiento. “El ratio de empresas que fracasan es muy alto y tenemos que ser muy selectivos. y buscar lo que puede escalar. Algo puede ser viable, pero no invertible. Hay proyectos que a lo mejor acaban siendo pymes, que está muy bien, pero no crecen más”, apostilla.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor