Samsung en caída libre, sus beneficios en 2014 se reducen un 32%

Empresas
Samsung

Al contrario que Apple y marcas chinas como Xiaomi, Samsung está experimentando un claro descenso en los últimos tiempos. Si bien no ha entrado en pérdidas y sigue siendo el mayor fabricante de smartphones del mundo, en 2014 sus beneficios se han reducido un 32% arrastrados por su división móvil.

Todos los analistas esperaban que los resultados del cuarto trimestre de Samsung no fueran muy buenos, al menos comparando su éxito anterior y a tenor de lo que ha ido ocurriendo a lo largo del año. Con la publicación de sus resultados, Samsung muestra que se encuentra en una situación delicada, todavía es el líder en el mundo de los smartphones, pero su trono es realmente frágil y con una tendencia que nos recuerda a otras empresas líder en el mundo de los móviles, pero que al final fueron engullidas por el mercado.

Con una caída en las ventas de un 9,8%, reducción de los beneficios un 32%, pasando de los 36,8 billones de wones a ‘sólo’ 25 billones, la situación plantea un desastre si las cosas no cambian para la marca coreana. Esta reducción viene dada sobre todo por la perla de Samsung, su división de smartphones, razón de incontables alegrías para Samsung hace meses y ahora su principal preocupación. En 2013 los smartphones suponían el 70% de los beneficios de Samsung, ahora en 2014 son el 58%.

El principal problema de Samsung con los smartphones es el crecimiento de la competencia, por un lado Xiaomi y Lenovo pisan fuerte desde China y tienen miras a crecer bastante en los próximos años, de hecho Xiaomi espera convertirse en el primer fabricante y quitarle el puesto en menos de 10 años. Por otro lado Apple está viviendo un éxito sin precedentes con sus nuevos iPhone 6 y 6 Plus, lo que demuestra que sus críticas hacia los smartphones ‘grandes’ fueron un error y quizás serían hoy en día el primer fabricante si hubieran cambiado antes a este formato. Samsung es hoy en día el tercer fabricante en China, tras Apple y Xiaomi, y si la evolución del mercado sigue este curso, la situación se podría repetir en todo el mundo.

El resto de divisiones de Samsung tienen perspectivas dispares de futuro. Al menos la otra joya de Samsung, su división de semiconductores, que a pesar de tener menores beneficios en el último trimestre de 2014, globalmente en el año pasado ha mejorado un 21,5%. El paso de sus smartTVs a Tizen y la apuesta de Samsung por los electrodomésticos inteligentes posiblemente marcará el futuro de estas divisiones durante 2015, pero lo que está claro es que si Samsung no quiere perder el liderazgo tiene que plantear cambios cuanto antes.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor