Semana de transición en las Bolsas

Workspace

La semana terminó con tono positivo en las bolsas pero sin fuerza
suficiente como para romper de forma definitiva al alza.

¿Qué hacen los inversores?

Los inversores se dedican estos días a cierta suerte de equilibrismo,

caminando por un alambre que puede conducirnos a máximos en cualquier

momento, aunque también hay que estar preparados para una corrección más

o menos brusca que puede llegar sin previo aviso, pues se acumulan los

síntomas de fragilidad de estas subidas.

El porcentaje de

inversores con sesgo alcista, según las encuestas que elabora Investors

Intelligence en Estados Unidos, sigue aumentando y el de bajistas

reduciéndose, con lo que ambos se sitúan en niveles no vistos desde

principios del 2000, antes del estallido de la burbuja tecnológica (en

paralelo, las ventas de insiders ejecutivos y accionistas significativos

de empresas también aumentan a niveles no vistos en varios años). No es

extraño, por tanto, que a pesar de que todo ha acompañado para que las

bolsas subieran, lo hayan hecho con dudas y sin gran convicción.

Otro síntoma de que podemos estar cerca de un techo, al menos a corto plazo,

es la gran especulación desatada en torno a microvalores como Tafisa,

Industrias del Besós, Tudor… etc., con unos fundamentales más que

dudosos y que sin embargo han visto cómo su cotización se disparaba,

incluso multiplicándose por dos o más veces en pocos días, con unos

volúmenes de negociación varias veces superior a la media del último

año, para luego volver a caer en picado. Esto demuestra que el dinero

caliente se mueve a golpe de especulación, generando unos excesos que

más bien temprano que tarde se acaban pagando.

Dólar, euro, exportaciones y consumo

La cotización del dólar constituye un buen barómetro para calibrar por

dónde pueden soplar los vientos en el futuro próximo. A pesar de los

excelentes datos publicados en Estados Unidos, hemos visto cómo en los

últimos días ha perdido todo lo ganado en la semana anterior,

acercándose de nuevo a sus mínimos anuales frente a euro y yen.

Una de las múltiples interpretaciones que se le puede dar a esta errática

evolución es que el mercado no acaba de creerse que la recuperación

económica norteamericana sea sostenible, pues es caso contrario el gran

salto de la productividad en el último trimestre y los buenos datos de

empleo publicados recientemente deberían apoyar una evolución más

positiva del billete verde.

Los buenos datos de PIB en Alemania y

Francia correspondientes al tercer trimestre de este año hacen concebir

esperanzas de que se haya llegado al punto de inflexión. Sin embargo, la

dependencia de las exportaciones unida a la fortaleza del euro suscita

dudas de que esto sea efectivamente así. Parece que las principales

economías europeas empiezan a salir de la recesión, lo que ha llevado al

conjunto de la UEM a crecer un 0,4 por ciento en el último trimestre

(0,3 por ciento interanual), pero habrá que ver hasta qué punto los

crecientes signos de reactivación que todo el mundo apunta (y que llevan

a la Comisión Europea a situar su estimación de PIB en el cuarto

trimestre de 2003 para la UEM en +0,2-0,6 por ciento, mientras que para

el primer trimestre de 2004 lo eleva a +0,3-0,7 por ciento) se confirman.

Un motor de esta recuperación ha sido las exportaciones, que a pesar de la

merma de competitividad que supone la apreciación del euro han crecido

gracias al tirón de la economía americana, cuyo déficit comercial sigue

creciendo con el dólar un 20 por ciento más débil que hace un año. Es

posible que se cumplan las previsiones de la Comisión Europea si la

economía americana sigue tirando y el dólar no se desploma, pero si no

es así, ¿qué pasará?.

Al Pacto de Estabilidad

y Crecimiento le han dejado sólo el apellido pero no el nombre, tras

hacer la vista gorda al déficit público de Francia y Alemania, y la

Iniciativa para el Crecimiento pretende vía inversiones, básicamente en

infraestructuras, dinamizar la economía europea a través de un aumento

del gasto.

Este es un camino muy peligroso, que puede suponer pan

para hoy y hambre para mañana, sobre todo si provoca una mayor laxitud

en una serie de reformas impopulares pero inaplazables, algo que está

ocurriendo en mayor medida en Francia que en Alemania.

El próximo

viernes se inicia en Estados Unidos, tras la celebración del Día de

Acción de Gracias, una campaña de Navidad que va a ser muy determinante

de lo que hagan los mercados hasta final de año. Los datos más recientes

de ventas y resultados de empresas relacionadas con el comercio no han

sido excesivamente alentadores, aunque se sigue confiando en el

tradicional espíritu consumista norteamericano para hacer posible un

buen cierre de ejercicio.

En conclusión, una semana más hemos de

decir que tras el rebote de los últimos días es posible que todavía dure

un poco más la alegría, pero vemos complicado que se produzcan ascensos

muy significativos antes de que se defina más el panorama económico,

para lo cual deberemos esperar hasta final de este año o principios del

próximo.

Análisis Técnicos

Ibex 35: Alcanza los máximos de septiembre ; en caso de superarse

estos, el objetivo estaría en los 7.400 puntos. No obstante , y aunque por

el momento la tendencia es alcista, el riesgo de toma de beneficios se

acrecienta sobre los niveles actuales. La pérdida de soportes entre 7.200

y 7.230 puntos confirmaría una corrección a corto hasta la parte baja del

canal justo por encima de los 7.000 puntos.

EuroStoxx50:

Vuelve a niveles de resistencia importantes en torno a 2.650 puntos

(directriz bajista a largo, primer retroceso de Fibonacci desde los

máximos de abril02). En caso de superarse éstos, el objetivo sería 2.735

puntos. No obstante creemos que hay más posibilidades de

recorte/consolidación: soporte 2.600 puntos.

Nasdaq: La

tendencia sigue siendo alcista con objetivo 2.100 puntos. A más corto

plazo el índice tiene una pequeña resistencia en niveles de 1.970 puntos

que de no superarse podría conducir el mercado de vuelta a niveles de

1.900 puntos (base del canal).

SP 500: Consolida

niveles por debajo de los 1.060 puntos. La tendencia de fondo sigue siendo

positiva con objetivo por encima de los 1.100 puntos. En caso de no

superarse a corto la resistencia de los 1.060 puntos, cabría la

posibilidad de toma de beneficios hasta los 1.020 puntos (un cierre por

debajo de los 1.045 puntos confirmaría este último escenario).

Dow Jones: Probable toma de beneficios de no lograr superar su resistencia

en los 9.900 puntos a corto plazo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor