Siemens despedirá a 6.900 empleados en todo el mundo

DespidosGestión empresarial

La mayoría de los despidos se producirán en Alemania y en la división de combustibles fósiles, a pesar del crecimiento de los beneficios de Siemens.

La corporación alemana Siemens anunció hoy jueves un recorte masivo de empleos en sus divisiones de todo el mundo. Se estima que un total de 6.900 trabajadores perderán sus empleos, la mitad de ellos en Alemania, donde Siemens también planea cerrar plantas en el este del país.

La mayoría de los despidos se producirán en su división de combustibles fósiles. Solo en Alemania, esa división perderá 2.600 puestos de trabajo y cerrará centros en Goerlitz y Leipzig. En el resto de Europa está previsto recortar 1.100 puestos de trabaajo, mientras que en EEUU habrá 1.800 despidos.

El grupo con sede en Munich asegura que la demanda mundial de las grandes turbinas que produce su unidad de energía y gas “ha disminuido drásticamente” a medida que las energías renovables se han vuelto más populares. “La industria de la energía está experimentando unos cambios de alcance y velocidad sin precedentes”, declaró la consejera de Siemens, Lisa Davis.

Davis aseguró que los despidos son necesarios para mantener a Siemens competitivo. El presidente ejecutivo, Joe Kaeser, ya había advertido de “recortes dolorosos” la semana pasada, a pesar de que la compañía informó de un crecimiento del 11% de su beneficio neto en el periodo 2016-17, hasta los 6.200 millones de dólares. No obstante, Kaeser se había comprometido a “suavizar el golpe” al reasignar o volver a capacitar a los trabajadores afectados.

La decisión de Siemens ha despertado el lógico rechazo de sindicatos y partidos políticos en Alemania, según informa el medio germano The Local. Los representantes de los trabajadores alemanes han anunciado que se resistirán a los recortes de empleo, habida cuenta de los positivos resultados anuales de una compañía en expansión. “Siemens debe preguntarse: ‘¿queremos seguir siendo un grupo tecnológico integrado o solo se trata de complacer a los accionistas?”, manifestó Juergen Wechsler, jefe del poderoso sindicato IG Metall en Baviera.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor