Smartphones, tablets y redes sociales para una Banca 2.0

EmpresasMovilidad

Tras el desarrollo de las entidades online, el futuro del sector financiero pasa por el canal móvil y las redes sociales como herramientas para acercarse al cliente y recuperar la confianza perdida durante los últimos años de escándalos

El sector financiero sigue esforzándose por recuperar su credibilidad y su solvencia y por reparar la confianza perdida durante los últimos años de crisis y escándalos. Para la mayoría de expertos del sector, las nuevas tecnologías van a jugar un papel esencial en este proceso. Especialmente, los dispositivos móviles y las redes sociales.

España sigue siendo bastante tradicional en cuanto al uso que se hace de los servicios financieros. Según el último estudio ‘Nielsen Global Survey of Investment Attitudes’, publicado en julio, el 75% de los internautas españoles había acudido a una oficina bancaria tradicional durante los tres meses precedentes a la encuesta para realizar operaciones de inversión, mientras que un 49% había usado la banca online y sólo un 14% había recurrido al teléfono móvil.

Pese a ello, los especialistas sostienen que la banca móvil será el canal de venta que más crecerá durante los próximos años, tomando el relevo de internet, que ha experimentado un importante auge durante la última década. En este sentido, smartphones y tablets permitirán llevar a cabo los mismos servicios que la banca online, pero añadirán nuevas herramientas, como la geolocalización –útil para encontrar cajeros u oficinas–  o la posibilidad de efectuar pagos.

En este punto, conviene recordar la aparición de iniciativas como Square –nacida en 2010 y que ya procesa 8.000 millones de dólares al año en transacciones bancarias–; Paypal Here –que llegó al mercado el pasado mes de marzo–; o la más reciente Groupon Payments –que revalorizó el valor de las acciones de Groupon más de un 13% el día de su lanzamiento–.

Al margen de todos estos servicios, el principal objetivo de las nuevas tecnologías aplicadas a la banca consistirá en mejorar la imagen de las entidades, “acercándolas a los clientes y ofreciendo mayores cantidades de información”, tal y como explica Rodrigo García de la Cruz, miembro del Departamento de Investigación del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) y fundador del grupo en LinkedIn ‘Banca 3.0: Futuro y Tendencias’. Las tecnologías serán, según esta teoría, el antídoto contra los productos tóxicos, los rescates y las prejubilaciones millonarias.

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor