Sólo dos tercios de los padres sabe que sus hijos usan redes sociales

CloudEmpresas

Las redes sociales se encuentran totalmente incorporadas en el día a día de los adolescentes y en ellas facilitan más datos personales de lo que los padres creen.

El uso de las redes sociales se ha impuesto entre los pasatiempos preferidos de los jóvenes, una actividad que ha estado rodeada de polémica por los peligros que conlleva si se lleva a cabo sin precaución. Además, a pesar de ser muy populares (nueve de cada diez jóvenes afirma utilizarlas diariamente para charlar con sus amigos), un 40% de los padres ignora que sus hijos se conecten a este tipo de sites.

Los datos han sido recogidos en el estudio de la Fundación Pfizer sobre ‘La juventud y las redes sociales en Internet’, que ha contado con la participación de mil chicos y chicas entre 11 y 20 años de edad, de diferentes rangos socioeconómicos, complementada con otra estadística entre los mil padres y madres de los jóvenes encuestados, con una edad media entre los 42 y los 46 años. La conclusión más importante es que la mayoría de los padres es totalmente ajena a la actividad de sus hijos en la Red. Ellos creen saber cuánta información comparten sus hijos, con cuántos amigos y con cuánta frecuencia, pero no coinciden con los datos que aportan los jóvenes.

El informe pone de relieve que desde hace menos de un año se ha producido una revolución en la forma de comunicación de los adolescentes, pues el 98% utiliza Internet dentro o fuera del hogar. Entre los servicios que más usan destaca el Messenger, seguido de la escucha online de música y vídeos, la búsqueda de información por razones de estudio o trabajo y el envío de email.

Ocho de cada diez jóvenes asegura tener su propio perfil en una red social, pero sólo seis de diez padres lo sabe. El motivo es que la mayoría de los jóvenes utiliza el ordenador en su propia habitación y sólo uno de cada cinco lo hace en un lugar común. El 52,8% de los jóvenes confirma que sus progenitores nunca o pocas veces supervisan lo que hace en Internet y sólo un 18,2% lo hace siempre o casi siempre.

Los adolescentes ofrecen más datos personales en estas redes sociales de lo que sus padres creen, aportando datos sobre su género, nombre, edad/fecha de cumpleaños, ciudad de residencia, dirección de correo electrónico, centro de estudio, gustos y aficiones. Además un 16,7% facilita su dirección postal y un 13,1% su número de teléfono.

Sin embargo en una de las cosas que coinciden padres e hijos es en que son conscientes de los posibles riesgos de las redes sociales (posible vulneración de datos e información personal, suplantación de personalidad, acceso a contenidos inapropiados o peligro de entrar en contacto con gente deshonesta). Afortunadamente, la gran mayoría de los jóvenes usuarios de redes sociales asegura no haber sufrido ninguno de estos problemas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor