"Su análisis de ADN, gracias" te sale barato gracias a Gizmodo

Empresas
0 0

Con el tiempo imagino que llegaremos a extremos semejantes a los que retrataba la excelente película “Gattaca”, con cabinas de análisis genético en los bares de copas para que antes de pedir la cuenta estuvieras al tanto de si el galán que está flirteando contigo tiene tendencias alopécicas, hipercolesterolémicas o lo que podría ser peor, que le guste el fútbol.

De momento vamos a empezar por 23andMe y el discreto servicio de envío de análisis de tu ADN a cambio de 99 míseros dólares. Una bagatela comparado con la posibilidad de saber qué dice el softwate que llevas codificado en tu doble hélice cromosómica. Y esa rebaja gracias a tus amigos de ITespresso. ¿Deseas saber más?

Solo tienes que visitar la web de 23andMe y al hacer tu reserva de un análisis genético introducir el código de descuento GIZMODO99, automáticamente el coste de dicho análisis ser verá reducido del precio original ($499) a tan solo $99.

Tras 6-8 semanas recibirás en tu domicilio un kit con el que tomarte una muestra de saliva, la guardas en el recipiente, la envías a los laboratorios de 23andMe donde procederán al análisis y envío de los resultados cuando salgan de su asombro al descubrir que presentas unas cualidades genéticas que te convierten en la pareja ideal de Adriana Lima o de Ryan Reynolds (según el caso) para perpetuar la especie humana.

Con el resultado del análisis podrás saber cosas de ti que probablemente jamás habrías llegado a sospechar. Por ejemplo dónde tienes parientes genéticos a lo largo del mundo, personas que no serán de tu familia cercana (ni lejana) pero con las que compartes ancestros comunes, algo que genéticamente parece bastante sencillo de determinar. Puede ser un buen sistema de descubrir parientes lejanos acaudalados de los que heredar grandes fortunas.

Pero lo más importante es que dispondrás de información sobre trazas y condicionantes para tu salud que te ayudarán a prevenir enfermedades o disfunciones sin tener que esperar a experimentar los síntomas. Por ejemplo, sabrás si al ser portador de ciertos defectos genéticos en tu organismo hay una propensión a desarrollar mutaciones cancerígenas, fibrosis quística, hipercolesterolemia, condrodisplasia rizomélica de tipo 1 o anemia celular.

También conocerás la tolerancia de tu organismo ante determinadas sustancias y por lo tanto si eres más susceptible a los efectos de alcohol, antidepresivos, cafeína, heroína, anticonceptivos orales o si tienes más facilidad para sufrir náusea postoperatoria, tromboembolismos venosos o hipersensibilidad a algunos componentes médicos (penincilina, antihistamínicos, corticóides…).

Ya menos grave, aunque no menos importante, es si presentas trazas de ciertas deficiencias relativas al procesado orgánico de los glúcidos, relación entre peso al nacer y desarrollo corporal, o entre lactancia materna y desarrollo del coeficiente de inteligencia, preponderancia de colores de cabello y ojos, tono de la piel, grosor y concentración capilar, proliferación de pecas y lunares, tendencia a la longevidad, intolerancia a la lactosa, susceptibilidad a la lepra, resistencia a la malaria, índices de obesidad, capacidad memorística, desarrollo muscular, sensibilidad al dolor, resistencia al SIDA…

Por último se estudia el riesgo potencial de desarrollar aneurisma de aorta, degeneración macular relacionada con la edad, dependencia del alcohol, alopecia, asma, carcinomas, trastorno bipolar, cáncer, enfermedad celíaca, leucemia, enfermedad de Crohn, síndrome de las “vacas locas” (encefelopatía espongiforme bovina) o enfermedad de Kreutfeld-JaKob, desarrollo de la dislexia, glaucoma, vitíligo, diabetes, tiroidismo, infarto cardíaco, melanoma, infertilidad, Parkinson, reuma, esquizofrenia, diabetes, lupus… bueno, según el doctor House “nunca es lupus”.

Así hasta 175 condiciones genéticas con las que disponer de una valiosa información para conocerte mejor. De hecho el nombre 23andMe (23yYo) alude a esos 23 pares de cromosomas que definen qué somos y qué podemos llegar a ser desde el punto de vista estrictamente genético. ─Antonio Rentero [23andMe]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor