balas

La pistola de cañón doble que dispara dos balas a la vez [Veredicto: ¿quién dijo mala puntería?]

Algo está a punto de cambiar en el cine de acción. Referentes clásicos como John Woo o Quentin Tarantino, con sus tiroteos en los que los malos sueltan plomo con una pistola en cada mano. Y todo por la creación de una singular pistola de cañón doble. Basado en el diseño clásico de la Colt 1911, ahora el arma resulta más amenazadora que nunca debido. Un cañón del que salen dos balas en paralelo. A ver quién no acierta ahora en el blanco. A continuación os ofrecemos un vídeo de esta curiosa arma en acción.

La bala del futuro que podrá cambiar su rumbo una vez disparada

En la película “J.F.K.” el personaje interpretado por Kevin Costner relataba la trayectoria de la “bala mágica” que según el informe de la Comisión Warren fue capaz de impactar tanto en el presidente Kennedy como en el gobernador Conally… en varias partes del cuerpo de ambos, girando en medio del aire y haciendo exclamar a Costner aquello de “¡Vaya bala!”.

Ahora estamos a punto de ver cómo se convierte en realidad esa teoría de la bala que gira y cambia de dirección una vez disparada gracias a los trabajos realizados de forma conjunta por los Laboratorios Nacionales Sandía, dependientes del Departamento de Energía USA y la empresa Lockheed Martin.

¿Se puede abrir un candado a balazos?

Estamos bastante acostumbrados a ver, en las películas y videojuegos, que si una puerta con candado se interpone en tu camino ¡páñum! Balazo y tentetieso. El héroe lo revienta con su pistola, le pega una patada a la puerta y penetra así en la habitación, con su pose heroica y viril. ¿Pero es posible en la vida real? Descúbrelo tras dar nuestro salto.

Auriculares de 9 milímetros, finge que te han pegado un balazo

Estarás de acuerdo en que hay canciones que son para volarse la tapa de los sesos, sobre todo después de que te las bombardeen en la radio durante las 24 horas del día. E incluso 25. Aunque para gustos colores, con los Teknine Nine Millimeter podrás, al menos, fingir que te han pegado dos balazos en tus respectivas orejas (y que tienes un tímpano muy duro si no han pasado de ahí). Puedes ver sus detalles tras dar el balístico salto.