Caídas

Los porrazos en monopatín a 1.000 FPS duelen pero divierten

Para algunos ver como alguien es capaz de sostenerse sobre un monopatín mientras este se mueve sin caer al suelo antes de un segundo resulta una proeza sobrehumana.

Hay veces que el suelo no se mueve y ya tropezamos y nos caemos nosotros solos, si además fuésemos a toda velocidad sobre una pequeña tabla con unas endiabladas ruedecillas… en fin, son unos privilegiados. Peeeeroooo… a veces algo sale mal y la Gravedad reclama su tributo en forma de castañazo, piña, lecha, galleta, esnafrazo, virgenazo… Casualmente siempre hay alguien con una cámara inmortalizando el momento para regocijo del espectador. En este caso además la cámara recoge la acción nada menos a 1.000 fotogramas por segundo. Y aún hay más.

Cuando las motos se empeñan en bailar

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=ZaOVNqA7lBA&feature=player_embedded[/youtube]

Vamos a hacer un pequeño alto en la vorágine informativa tecnológica habitual.

Dejémonos por un momento de fríos dispositivos y deshumanizados aparatos para acometer una pizca de poesía, la poesía presente en la danza, el arte de Terpsícore… o Esther Píscore, que dirían Les Luthiers. En la reciente competición por el Campeonato de Francia celebrado en el cirtuito de velocidad de Magny-Course, se produjo una singular caída que terminó convirtiéndose en un curioso ballet. Y aún hay más.

La vida no es un dibujo animado… pero casi

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=Vo0Cazxj_yc[/youtube]

Resulta inagotable la capacidad humana para ir al límite y superarlo.

Cosas que solo creíamos posibles en un videojuego o en los dibujos animados aparecen ante nuestros asombrados ojos realizadas por seres humanos de carne y hueso, sin trampa ni cartón, sin efectos digitales. Tan solo arrojo y mucha preparación… y esperamos que entrenamiento. O mucha locura.

Abróchate el cinturón y prepárate para contemplar proezas increíbles. ¿Deseas saber más?