destacadaxl

Las firmas tecnológicas están protagonizando una disparatada carrera por presentar demandas de la que ni Mark Zuckerberg o Steve Jobs están a salvo