TBCP-II, el robot escalador inspirado en las lagartijas

EmpresasInnovación

Si te hablamos de Van der Waals pensarás en algún jugador del Ajax, el Eindhoven o la Naranja Mecánica, pero en realidad es el señor que descubrió las pequeñas interacciones de atracción o repulsión a escala molecular que explican porqué las lagartijas pueden trepar por las paredes, entre otras cosas.

Con esa inspiración, investigadores de la Universidad Simon Fraser han desarrollado una especie de pequeño tanque de 240 gramos de peso denominado Timeless Belt Climbing Platform (TBCP-II) capaz de escalar por superficies totalmente verticales así como de circular por el techo, como podrás ver en el vídeo que te ofrecemos tras el salto.

Los usos de esta pequeña lagartija mecánica son numerosos.

Desde operaciones de limpieza y rescate, hasta inspecciones en centrales nucleares, edificios, oleoductos y aviones… todo ello sin poner en riesgo a las personas ya que este pequeño robot se opera por control remoto, puede transitar por lugares imposibles y acarrear cámaras o sensores que informen de la situación en lugares peligrosos.

Aquí tienes un vídeo en el que puedes ver al ingenio en funcionamiento.

Y todo ello gracias a una especie de pegatinas de polímero plástico que, compuestas por miles de pelillos y ejemplificando el funcionamiento de las mencionadas fuerzas de Van der Waals, son capaces de adherirse con firmeza a cualquier superficie, por muy lisa que sea esta, incluso cristal o plástico.

Para una mayor eficacia mecánica en este robot se han sustituido las patas por orugas, como si de un tanque se tratase, ya que al parecer dichos rodillos presentan un mejor funcionamiento y en caso de haya que transportar una mayor carga pueden aumentar la superficie de contacto. Ni las esquinas son un obstáculo para este vehículo. ─[El Mundo]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor