¿Te dejarías tatuar el pene para conseguir un coche?

EmpresasInnovación
0 0

Nadie podrá decir a Andreas Muller que no le ha echado c*j*nes.

Se organizaba un concurso en la alemana Sajonia cuyo premio era un Mini para el que hiciera la mayor locura, y a este buen hombre se le ocurrió tatuarse el nombre del vehículo en donde la precisamente no suele hacer gracia llevar un cartel que ponga MINI. El coche es ahora suyo. Y aún hay más.

En sus propias palabras “cuando esté sentado al volante ya no me acordaré del dolor que sufrí mientras me tatuaban”.

Bueno, eso será después de unos días de reposo. Porque creo que los tatuajes duelen y tatuarse el pene debe tener algunos efectos secudarios los días posteriores, especialmente al sentarse. Pero el caso es que Andreas Muller no debe tener ningún problema en que el día de mañana su pareja se encuentre al bajarle los pantalones un aviso de MINI. Podría ser peor, menos mal que no se sorteaba un coche tamaño familiar o una limusina.

Eso sí, además de llevarse el coche a casa Muller siempre podrá utilizar una elegante a la par que sutil técnica para ligar diciendo “¿quieres que te enseñe mi Mini?”. ─Antonio Rentero [Jalopnik]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor