Telefónica Móviles deja de luchar por conseguir clientes prepago en España

Movilidad

La compañía continúa apostando por la telefonía 3G anticipando que en 2008 el 40 por ciento de estos clientes tendrán un terminal UMTS con precios asequibles.

El presidente de Telefónica Móviles, Antonio Viana-Baptista, ha señalado que la división se desmarca de la batalla por atraer o retener clientes prepago a pesar de que en el primer trimestre cedió más de 200.000 clientes, sobre todo de prepago, a sus competidores en España. “Nos vamos a centrar en los segmentos de alto valor, sin entrar en batallas caras por los clientes de prepago que pueden cambiar de operador”, señaló en la junta de accionistas de la compañía.

Antonio Viana-Baptista calificó el año 2004 como “trascendental para la empresa” ya que en él se han consolidado como uno de los mayores grupos de telefonía móvil del mundo, con más de 80 millones de clientes” al adquirir 11 compañías por un valor superior a los 7.000 millones de dólares.

Con estas operaciones Telefónica Móviles ha pasado a tener presencia en 15 países de tres continentes que suman una población de más de 500 millones de habitantes. El directivo también destacó la fuerza de esta multinacional y su apuesta por la telefonía móvil de tercera generación cuyos servicios están irrumpiendo ya con fuerza. Afirmó que su objetivo es seguir mejorando las redes que forman parte del sector industrial que más invierte en los países en los que están con una “mejora del urbanismo, la salud y el medioambiente; invertimos en la mejora de los servicios; y desarrollamos una oferta de precios que constantemente son rebajados”.

Asimismo, recordó que el parque de clientes de Telefónica Móviles creció un 43,6 por ciento en 2004 y alcanzó unos ingresos por operaciones de 11.828 millones de euros, un 17,5 por ciento más que hace un año, con un beneficio consolidado de 1.634 millones de euros, el mejor de su historia. Igualmente, se refirió a la buena posición del grupo en España, “dentro de un mercado muy competitivo” y dijo que han dirigido su foco a los clientes de alto valor y segmentos del mercado con altas perspectivas de crecimiento.

En este sentido, realzó su apuesta por la telefonía de tercera generación en España apuntando que esperan que en 2008 el 40 por ciento de estos clientes tengan un terminal UMTS con unos precios que bajarán sensiblemente, desde este mismo año.

En cuanto a su posición en Latinoamérica, Viana-Baptista se refirió a sus grandes posibilidades de crecimiento e hizo especial hincapié en la situación de Vivo en Brasil, donde es la única operadora que ofrece servicios de telefonía móvil de tercera generación.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor