Tesla S, un vehículo eléctrico elegido Coche del Año por primera vez en la Historia

EmpresasInnovación

Por primera vez en los 63 años de historia de la concesión del premio Coche del Año el galardón lo obtiene un automóvil cuyo motor no es de combustión sino que va propulsado por energía eléctrica. Se trata del Tesla S, y además la decisión fue tomada por unanimidad en el jurado, una circunstancia que tampoco es habitual, de hecho es también la primera ocasión en que sucede.

Elon Musk, director general de Tesla Motors se refiere a la concesión de este galardón como “un momento álgido en la historia del largo y azaroso viaje” de la empresa.

Musk se refirió al reconocimiento que este premio supone como algo que va más allá del propio ámbito eléctrico puesto que existiendo también vehículos propulsados por gas el galardón establece al Tesla como el mejor coche de todos los existentes, independientemente de su sistema propulsor.

El Tesla S cuesta, dependiendo de opciones, entre $58.000 y $107.000 y ha dejado en la cuneta (en la cuneta, ¿lo pilláis?) a otros contendientes como Porsche 911, Honda Accord, Ford Fusion, Ford C-Max, Subaru BRZ…

Una de las circunstancias que más han llamado la atención de algunos miembros del jurado es que el modelo S de Tesla lleva sólo un año en el mercado y es tan solo el segundo vehículo que ha lanzado la compañía.

Para seleccionar el ganador se realiza una criba entre 45 modelos que son exhaustivamente probados durante 10 días y posteriormente un grupo de expertos y reputados redactores de revistas del motor y veteranos de la industria del automóvil efectúan su elección. Este año a la fase final pasaron 11 vehículos, lo que indica lo reñido de la pugna.

El Tesla S no encuentra obstáculos en su propulsión eléctrica para ofrecer prestaciones que podríamos encontrar en cualquier motor de combustión, como una aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 4 segundos además de un interior espacioso como cualquier otra gran berlina. Entre otras particularidades cuenta con capacidad para 7 ocupantes merced a dos asientos adicionales (de pequeño tamaño, aptos para niños) que pueden ubicarse en el maletero en sentido contrario a la marcha, un arranque sin llave ni botón (basta con que el conductor se coloque en el asiento) y una consola central que consiste en una pantalla táctil de 17″.

Esto supone sin duda un espaldarazo a la industria del automóvil eléctrico y un impulso a los proyectos de investigación y desarrollo que se realizan en torno al empleo de energías renovables, tecnologías de mayor eficiencia y una innovación en el sector del automóvil que conduzca progresiva pero inevitablemente al abandono de la dependencia de los combustibles fósiles. ─[Automobile Magazine]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor