Toshiba evita su salida de la Bolsa de Tokio con el visto bueno de los auditores

EmpresasMercados financieros

La compañía reporta tras varios retrasos sus resultados financieros para el año fiscal 2016, con pérdidas netas de 7.500 millones de euros.

Los últimos meses, por no decir años, no han sido precisamente positivos para Toshiba. Tras el escándalo en la contabilidad de 2015, a finales de 2016 llegaba un nuevo mazazo. La compañía japonesa tendría que hacer frente a unas pérdidas milmillonarias, derivadas en esencia del negocio nuclear en Estados Unidos, Westinghouse Electric, que meses más tarde declaraban en bancarrota.

La empresa debía poner a la venta su negocio de chips para hacer frente a estas pérdidas, mientras se enfrentaba a continuos retrasos en la presentación de sus cuentas.

Las del tercer trimestre de su año fiscal 2016, que debían presentarse en febrero de este año, se hacían oficiales finalmente en abril, y sin el visto bueno de su auditor, PriceWaterhouseCoopers Aarata. Esta situación hacía que la Bolsa de Tokio le pusiese bajo vigilancia, lo que sumaba a lo anterior la posibilidad de que le obligasen a salir del parqué nipón.  

Ahora, la compañía experimenta un ligero alivio en su situación. Toshiba ha conseguido evitar una salida inmediata de la Bolsa de Tokio, gracias a que la compañía ha recibido una “opinión cualificada” de PwC para sus resultados para el año fiscal 2016 y el primer trimestre de 2017, lo que garantiza el estado de su contabilidad.

El futuro no se ha despejado aún para Toshiba, que sigue sin cerrar un comprador para su unidad de chips, explica Reuters. Además, la empresa ha recibido también de PwC una “opinión adversa” sobre sus controles internos, al destacar que las pérdidas de Westinghouse no se registraron adecuadamente.

En lo que se refiere a los resultados correspondientes a su año fiscal 2016, tampoco hay muy buenas noticias. Toshiba registra unas pérdidas netas de 965.700 millones de yenes, unos 7.500 millones de euros. El único segmento que consigue crecer es el de soluciones de almacenamiento y dispositivos electrónicos que, con unas ventas de 1,7 billones de yenes, 13.209 millones de euros, sube un 8%. En total, la compañía ha ingresado 4,8 billones de yenes, casi 37.300 millones de euros: un 6% menos que en el anterior ejercicio fiscal.

Para el primer trimestre de su 2017, Toshiba registra unas ganancias netas de 50.300 millones de yenes, que equivalen a 390.831 millones de euros y son 229.215 millones de euros menos que en el mismo periodo de 2016.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor