Toshiba retrasa un mes más la presentación de sus resultados trimestrales

EmpresasMercados financierosRegulación

La firma japonesa lo justifica por la investigación de presiones indebidas en la compra del negocio nuclear en Estados Unidos.

Este martes, los inversores de Toshiba esperaban conocer los resultados del tercer trimestre de 2016, que abarca de octubre a diciembre del pasado año, tras un retraso de un mes en su publicación. Pero tendrán que tener paciencia. La corporación japonesa ha pedido posponer otras cuatro semanas la presentación de sus cuentas, quedando la nueva fecha límite para el 11 de abril.

Según explican en un comunicado, el Comité de Auditoría de Toshiba se encuentra investigando “presiones indebidas por ciertos directivos senior” a la hora de fijar el precio en la compra de la central nuclear de Westinghouse, a la que desde la compañía se refieren por su anterior nombre, CB&IStone & Webster.

Toshiba quiere clarificar el impacto financiero de estas presiones, además de otras inconsistencias que han encontrado durante la investigación, y reconocen que necesitarán cuatro semanas adicionales para rematar el proceso y su informe, la evaluación de estos elementos por el Comité y una posterior revisión de todo por un auditor independiente.

Los problemas para Toshiba empezaron en 2015, cuando se descubrieron las irregularidades en los libros de contabilidad. Aunque han intentado remontar, los problemas en el negocio nuclear que adquirían en Estados Unidos han hecho que se tambalee de nuevo la estabilidad de la corporación. La compañía ponía a la venta hace unas semanas una participación en su negocio de chips para paliar las pérdidas, que rondarían los 6.300 millones de dólares.

Las últimas informaciones indican que estaría “considerando agresivamente opciones estratégicas” para la central de Westinghouse, recoge Reuters. Incluso podría producirse una declaración de bancarrota para su negocio en Estados Unidos, ya que varias fuentes citan la contratación de abogados especializados en este tema para explorar esta posibilidad.

La firma también presentará el 15 de marzo un escrito a la Bolsa de Tokio para que revise su calificación de “valores en alerta”, que le atribuían tras el escándalo en la contabilidad. Desde Toshiba solicitan cambiar esta designación a “valores bajo supervisión”. Si las autoridades de la operadora consideran que la situación no ha mejorado desde 2015, sus acciones podrían ser retiradas del parqué.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor