Toto, el bidet de bolsillo

Empresas

Desde que la válvula de vacío dio paso al transistor y este al microchip es posible que el campo de la miniaturización no haya dado un fruto tan interesante.

Porque sería impensable imaginar dónde, cómo y de qué manera podrías llevar contigo a todas partes sin necesidad de un porteador watusi y tu propio depósito portátil de agua (por no hablar de complicados mecanismos de evacuación de aguas residuales) algo tan aparentemente sencillo como un bidet. Pues alguien ha logrado diseñar uno portátil. ¿Deseas saber más?

Se llama Toto, es eléctrico, se pliega, cabe en un bolso de mano o en el bolsillo del abrigo. Nos llega del país del sol naciente… y es un bidet.

Una vez que uno se acostumbra al lujo asiático es complicado volver a asearse la intimidad en cualquier sitio, y con este aparato se ha hecho portátil la comodidad y la higiene de esos modernos y futuristas WCs japoneses que nos recuerdan las tres conchas de “Demolition man“.

Toto se pliega desde sus 30 centímetros en estado operacional hasta sus 13 del modo “y ahora me lo guardo“, que ya es más de lo que pueden presumir muchos. Funciona con baterías y, por si aún no has caído en su funcionamiento, es básicamente un propulsor de un chorrito de agua dirigido a la zona a limpiar. Una vez terminado, se guarda todo en el bolso y aquí no ha pasado nada. Como se entere el señor Roca… -Antonio Rentero [Japan Trend Shop]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor