Transformando imágenes con GIMP 2.6

EmpresasGestión empresarialSoftwareSoftware colaborativo
0 0

Suprime los defectos de tus fotografías con este software de retoque digital libre y gratuito

1- Resolución de impresión

Al igual que sucede con otros programas de retoque fotográfico más afamados, como por ejemplo Photoshop, el software libre y gratuito GIMP (que ya camina por su versión 2.6 en Windows y Mac y por la 2.4 en Linux) ofrece entre sus funciones la posibilidad de modificar los parámetros de cualquier imagen que hayamos tomado previamente con nuestra cámara digital.

Para ello, basta con pulsar Ver y, a continuación, Ventana de información, donde aparecerán las características de la imagen (sus dimensiones y su resolución). Para variar estos parámetros accederemos a la ventana Establecer la resolución de impresión de la imagen, donde se nos presentarán varias opciones.

En la casilla Escalar la imagen podremos definir las medidas de la presentación en pantalla; mientras que en el cuadro Tamaño de impresión tendremos la posibilidad de modificar los parámetros de la imagen en base a las necesidades de impresión.

Asimismo, la ventana Establecer la resolución de impresión de la imagen informa de las dimensiones de la imagen, permitiéndonos cambiar el tipo de unidades (a porcentaje, centímetros, milímetros, etc.). De igual modo, el tamaño en píxeles permite definir las medidas de la imagen en relación a las del monitor en el que se visualizan.

Por otra parte, la relación entre las casillas de Anchura y Altura y las de Resolución X y Resolución Y ofrecen la opción de variar las dimensiones de impresión en función de los distintos valores que pueden adoptar las casillas de la resolución, las cuales pueden mantenerse vinculadas o no.

En este sentido, conviene destacar que cuando el origen del archivo es un negativo digitalizado, la resolución inicial será elevada. Al rebajarla, aumentarán las dimensiones de impresión, de forma que es muy probable que se obtengan tamaños muy elevados.

2- Convergencia de líneas paralelas

GIMP también permite corregir esa leve inclinación de las líneas verticales que es tan frecuente observar en las imágenes de edificios y elementos verticales, y que se debe a la utilización de ópticas angulares desde una distancia insuficiente.

El primer paso para corregir este problema de convergencia consiste en ampliar el tamaño del lienzo, ya que resulta necesario que el espacio de trabajo sea mayor al de las medidas de la imagen. Para llevar a cabo esta acción nos dirigiremos a Imagen y, a continuación, marcaremos la opción Tamaño de lienzo. Se abrirá un cuadro de diálogo en el que se nos mostrarán las dimensiones originales del lienzo, cuya Anchura y Altura podremos variar a nuestra voluntad. Por otra parte, la casilla Deslizamiento, situada en la parte inferior, nos permitirá definir la colocación de la fotografía en el lienzo.

Aplicaciones como las guías o la cuadrícula, que podemos activar a través del menú de visualización, nos serán de gran ayuda a la hora corregir esta convergencia de las líneas paralelas.

Otra alternativa para solucionar este problema consiste en dirigirse al cuadro de diálogo Opciones de Herramienta, donde marcamos la opción Perspectiva. Al ejecutar esta acción aparecerá en la pantalla una rejilla de color gris claro. A continuación, desplazaremos los puntos de control de la rejilla para conseguir que las líneas verticales vuelvan a ser paralelas. Por último, pulsaremos Transformar para confirmar la operación realizada.

3- Recortar y rotar

GIMP también nos ofrece la posibilidad de recortar las imágenes, una sencilla transformación para la que habremos de dirigirnos, sucesivamente, a las ventanas de Herramientas, Herramientas de Transformación y Bisturí.

Una vez seleccionada esta aplicación, definiremos los lados de la nueva ventana como si se tratara de una selección rectangular para, finalmente, confirmar la operación mediante un doble clic o a través la tecla Enter.

Por otra parte, en la paleta principal del programa contamos con otra útil herramienta, Rotar la capa o la selección, especialmente útil para corregir imágenes que se tomaron inclinadas y en las que, por tanto, es necesario restaurar su horizontalidad.

Una vez seleccionada esta opción, hacemos clic en el cursor para que se abra el cuadro de diálogo Rotar, donde cambiaremos los valores de la casilla Ángulo mientras controlamos visualmente la transformación. Para confirmar la acción pulsamos nuevamente Rotar.

Por último, utilizaremos la herramienta de recorte para eliminar las áreas vacías que se habrán creado en cada una de las esquinas como consecuencia de la rotación de la imagen.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor