Tú también puedes sentarte en una silla invisible

Empresas

Con la cantidad de tiempo que pasamos sentados al cabo del día… y no sabemos apreciar en lo que vale una buena silla.

Como siempre la tenemos bajo nosotros no terminamos de ser conscientes de su papel en nuestra vida, y quizá sea esa la inspiración que ha llevado al fotógrafo Jens Sage a crear esta serie de fotografías en los que el elemento ausente es precisamente el que le otorga todo el sentido a cada fotografía. Y aún hay más.

Algún día conseguiremos sentarnos en sillas invisibles.

Pero de momento sólo podemos elucubrar cómo sería un mundo en el que los asientos no pudieran verse y ahí entra el amigo Sage con sus fotografías en las que momentos cotidianos ponen de relieve la importancia de el asiento precisamente porque es lo que falta en la composición.

Ahora es cuando empezamos a pensar que es interesante lo de tener una silla invisible y rogamos por que algún fabricante se proponga darnos una alegría. Una silla invisible nunca pasará de moda por su diseño, no obstaculizará las vistas, no habrá que limpiarla… al menos hasta que esté tan sucia que comience a ser visible. ─Antonio Rentero [Jens Sage]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor