Uber paga 25 millones de dólares por información engañosa sobre su seguridad

LegalRegulación

Ante las investigaciones que aseguran que varios conductores de Uber tienen graves antecedentes criminales y sus irregularidades con las cuotas de aeropuerto, la startup ha llegado a un acuerdo.

Aparte de sus problemas legales por temas de licencias y de competencia desleal con los taxis, Uber tiene que enfrentarse también a demandas de todo tipo por el mundo entero. Una de ellas les llegó en diciembre de 2014 en los tribunales de California, relativa a sus supuestos engaños respecto a la seguridad de su servicio.

Uber empezó a incluir unas cuotas extras de seguridad y para los viajes al aeropuerto, pero dichas cuotas no sólo no cumplían con las normas y regulaciones, sino que además en algunos casos no cumplieron con lo prometido a los usuarios.

Ante algunos problemas entre conductores y usuarios, Uber decidió anunciar que había implantado un sistema de comprobación de antecedentes de sus conductores, anunciando que se regían por un estándar que los convertía en el servicio más seguro. Posteriores investigaciones descubrieron 25 conductores que tenían antecedentes criminales graves, incluido un asesinato.

También se descubrió que Uber no estaba pagando a los aeropuertos la parte de la cuota especial que sí estaban cobrando a los usuarios, además de que operaba en varios de ellos sin que sus conductores estuvieran autorizados.

Todo esto ha llevado a Uber a llegar a un acuerdo y pagar 25 millones de dólares, de los cuales 10 van a costas judiciales. Si bien 25 millones no son nada para una compañía con el volumen de facturación de Uber, sí que crea un importante precedente en EEUU para evitar que las startups puedan engañar a los usuarios.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor